Hace un año, el alcalde xalapeño anunció que era probable echar andar un ferrocarril entre las municipalidades de Banderilla, Xalapa, Emiliano Zapata y Coatepec, pensamos en una ocurrencia más; pero ayer Américo Zúñiga volvió a la carga cuando habla del Plan de Acción Xalapa Sostenible, al que se le concede crédito porque lo promueve y financia el Banco Interamericano de Desarrollo, pero en lo que al famoso tren que circularía por las actuales vías suena descabellado. De ninguna manera se juzga la intención de un Plan, al menos es seña de preocupación por el futuro de Xalapa, sólo que esta ciudad está en colapso permanente en su vialidad cotidiana y con los mejoralitos de los cambios de sentido no se resolverán. No se duda del interés del BID, por algo seleccionaron Xalapa, pero ese asunto va para largo y con las escasas y estrechas arterias viales que existen en esta ciudad la vialidad no caminará para bien.