Por Ángel Rafael Martínez Alarcón
29 de enero de 2015

La semana pasada la prensa mundial, registró el evento más concurrido durante la visita papal de SS Francisco a las Islas de las Filipinas, más de seis millones de asistentes a la celebración eucarística en la ciudad de Manila para la clausura de su visita papal a la dicha isla por espacio de tres días. Las mismas autoridades del Vaticano confirmaron que era histórico el números de católicos congregados entorno al Papa Francisco. Cabe mencionar que es la segunda vez en las visitas papales en dicha isla; en 1995, en la Jornada Mundial de la Juventud reunidos también en Manilas, encabezada por San Juan Pablo II, se dio reunieron unos 4 millones de participantes, 20 años después los filipinos han roto su propio récord en asistir a la celebración eucarística; cabe destacar que las Islas Filipinas su población es de 97 millones de habitantes.

La historia de las Islas Filipinas está íntimamente ligada la historia de la Nueva España, desde hace 400 años, hasta 1821, cuando nace el Estado mexicano. Las islas que hoy conocemos filipinas desde hace más 500 años se tiene noticias de ellas, Cristóbal Colón, Vasco Da Gama, Fernando de Magallanes, son los primeros europeos quienes están cerca de dichas islas en el pacífico. Es Miguel López de Legazpi, quien hace 450 años; el 13 de febrero de 1565 se inicia la conquista y colonización de que bautizaron con el hombre de Isla Filipinas en honor al rey Felipe II, monarca más poderoso del mundo de aquellos tiempos; hijo del emperador Carlos V de Alemania y primero de España. Desde las costa de la Nueva España, de puerto de Acapulco parte la conquista de las Filipinas, y también con ello todo el proyecto de evangelización para continuar la promoción de la fe católica, en podríamos decir que la Nueva España tuvo a su hija geográfica llamada Filipinas, fueron los religiosos novohispanos e ibéricos quienes evangelizaron la nueva posesión para el imperio Español; las primeras órdenes religiosas que llegaron a dichas islas fueron los agustinos, franciscanos, jesuitas y dominicos.

Las Filipinas fue parte del Real Camino Intercontinental, que salía de Sevilla, Las islas Azores, La Habana, el Puerto de Veracruz, Xalapa, Puebla, México, y Acapulco para terminar en las Filipinas, dicha ruta fue comercial, y para 1720, por decreto del rey Felipe V, en el pueblo de Xalapa se realizaron las ferias comerciales. Hoy las Islas Filipinas tiene el primer lugar en el contiene Asiáticos de católicos, y ocupa el tercer lugar a nivel mundial, luego de Brasil y México. Por eso explica que siguen siendo una nación católica, a pesar de las circunstancias propias de su historia, las Filipinas fueron gobernadas hasta 1821 por el Virrey de la Nueva España, y luego directamente por la Corona Española, hasta 1898, cuando pasaron a los Estados Unidos de Norteamérica, logrando su independencia en 4 de julio de 1946. Las nuevas generaciones de filipinos ya fueron educados en la lengua inglesa, hoy hablar español en Filipinas supone un status superior. En los últimos años ha crecido el numero de filipinos convertidos al Islam, pero el catolicismo se ha conservado en el más del 95 % de la población, como han demostrado en la visita de Su Santidad Francisco, de los días 16 al 18 de enero del 2015.

La visita papal a las islas Filipinas ha marcado historia por el número de asistentes a los eventos encabezados por SS Francisco; quien siempre solicito permiso a las multitudes para comunicarse en la lengua española, y además siempre rompió los protocolos marcados por los organizadores. En la reunión con los jóvenes también dictó cátedra de humildad, no supo dar respuesta a una cuestionamiento de una menor de doce años, y hubo un gesto del Papa de abrazar a la niña.