Los últimos acontecimientos en materia de nota roja involucran a alcaldes, unos acusados por indicios o comprobados hechos de corrupción otros señalados como homicidas o al menos sospechosos de homicidio, como ocurre ahora con el alcalde de Medellín, Omar Cruz, a quien la Procuraduría del Estado  ha citado a declarar en torno a la desaparición del periodista Moisés Sánchez. El rumor de este viernes fue el de que cinco policías de los arraigados por este caso habían imputado al alcalde la autoría intelectual sobre la desaparición de Moisés Sánchez, pero el sigilo de la investigación no lo confirma. Lo único cierto es que está transcurriendo el tiempo y la no localización no presagia nada bueno.