Ayer, los representantes del Banco Interamericano de Desarrollo presentaron a las autoridades municipales el Plan de Acción Sustentable Xalapa: “Visión para un futuro con servicios eficientes, un territorio resiliente y cuentas transparentes”. Nada está demás en las propuestas, que por cierto no resultan novedosas porque todo lo que allí se informa los xalapeños lo hemos escuchado con iterativa frecuencia. Todo se ajusta a lo que Xalapa requiere y forma parte del discurso oficial municipalista pero para implementarlo hace falta voluntad, ganas de hacerlo, asumirlo con responsabilidades ajenas a la simulación que ha caracterizado a nuestras autoridades. Por supuesto, se requiere dinero, eso tampoco hay; salvo que, aparte de la asesoría el BID tenga a bien aportar algunos millones de pesos, manejados por supuesto por el propio banco, entonces sí la haríamos, no de otra manera.