Alejandro Soto Domínguez
26 de enero de 2015
  • En tiempos de Alemán (MAV) el comparativo de la población municipal del año 2000 contra el 2005, 93 municipios veracruzanos resultaron con crecimiento negativo de su y población y existió un pérdida neta de población infantil y de jóvenes varones.
  • Con MAV la tasa de crecimiento promedio anual del PIB fue de 1.83 por ciento, de las peores del país.
  • Con MAV en seis años únicamente se crearon 4 mil 821 nuevos empleos IMSS, 803 nuevas plazas anuales, una vergüenza por que le toco la bonanza petrolera.

En la anterior colaboración se inició un análisis de los logros y fracasos de los últimos gobiernos estatales de Veracruz. Comenzamos con el periodo del Lic. Miguel Alemán Velasco (MAV). Brevemente recordaremos que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), señaló el incremento desproporcionado del gasto corriente –creo que esta última palabra significa cosa que no sirve para nada–, así también el tsunami que azotó el campo veracruzano en el periodo del primero de diciembre de 1998 al 30 de noviembre de 2004, una total devastación: en el sector primario, compuesto por las actividades de agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca, fueron expulsado 330 mil trabajadores; un promedio de 72 mil paisanos salieron del Estado. Tierra rica en recursos naturales, pero mal administrados.

Continuando con nuestros comentarios, los resultados de lo antes descritos fueron confirmados por el II Conteo de Población de Vivienda 2005 de INEGI, pero totalmente representativos para el último año de la administración de MAV. Primero diremos que el comparativo de la población municipal del año 2000 contra el 2005, 93 municipios veracruzanos resultaron con crecimiento negativo de su población; existió un pérdida neta de población infantil y de jóvenes varones, esto último acentuó el desbalance natural del llamado índice de masculinidad, que cada vez hay menos hombres por cada 100 mujeres en el Estado. El llamado bono demográfico –más trabajadores jóvenes, que adultos– fue desterrado del paraíso. Cierto diremos que el tamaño de la población de los municipios de muy alta y alta marginación disminuyo en 414 mil habitantes. Claro, es el resultado de migración de la población pobre, de lo contrario se mueren de hambre.

Lo referido es una consecuencia del abandono del campo, a pesar que se invirtió millonadas de pesos en la región de la cuenca del Papaloapan en obras de irrigación, que no sirvieron para nada. El origen de este despropósito, fue que en ese periodo de tiempo, el río Papaloapan estaba en veda federal. Cuando se cierra una llave, como es la oportunidad de trabajo en el campo, es que gobierno federal y estatal, abrió otra oportunidad, como son las posibilidades de empleo en los sectores secundario y en terciario, situación que no se dio. El crecimiento de la economía veracruzana (PIB) fue muy pobre: La tasa de crecimiento promedio anual del PIB del periodo de tiempo que nos ocupa fue de 1.83 por ciento, cuando el promedio nacional fue de 2.75 por ciento. Veracruz aparece en el cuadro de las cinco entidades federativas con menores tasas de crecimiento.

Esta situación se reflejó en el empleo formal, cuya única medida oficial, son las plazas del número de trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en seis años el promedio neto, entre bajas y altas fue 4 mil 821 nuevos empleos IMSS, 803 nuevas plazas anuales. Basta decir que no se recupero el nivel de empleo que se tenía en el periodo del Lic. Chirinos, cuando se perdieron más de 100 mil empleos formales, producto de la crisis de los año de 1994 y 1995, tiempo conocido por la devaluación del peso y el Fobaproa. Con fondos públicos se rescato a los usuarios ricos de los bancos. Qué bonito, sacrificar a la prole para que los pirruris siga con sus yates, residencias, autos de lujo y viajando al extranjero. Había que cuidar el empleo de las explotadas sirvientas.

Miguel Alemán era la esperanza de la creación de empresas, empleadoras de mano de obra. Como empresario exitoso, se partía del supuesto que sabía cómo fomentar negocios, tampoco se dio, de acuerdo con las cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación, en 1998 había 103 mil 762 empleadores, para finales del año 2004, quedaron 95 mil 406. Trabajadores y patrones fueron afectados, a pesar de la bonanza petrolera que beneficio al presidente Fox y a Veracruz con participaciones, la mayoría de las entidades federativas progresaron, menos Veracruz. ¿Será mala suerte o existió ausencia del Gobierno Estatal? Como siempre la razón la tiene usted amable lector.