Por Aurelio Contreras Moreno
08 de enero de 2015

 

A don Julio Scherer

Por la inspiración y el ejemplo

 

La irresponsabilidad en la conducción política del estado de Veracruz ha provocado que la entidad viva días de fractura, de división y enfrentamiento que pueden generar una crisis de estabilidad que, dada su incompetencia, el actual régimen no sería capaz de controlar si llegara a escalar con fuerza.

Porque al clima de zozobra del gremio periodístico por los ataques en su contra desde las instancias de poder, hay que sumar el enorme malestar de la sociedad que se sabe engañada por una clase política tramposa y mezquina, que no duda en mentir descaradamente y actuar en contra de los intereses de la comunidad si de salvar su propio pellejo se trata.

Y no contento con ello, con tal de asegurarse impunidad y extender sus privilegios y el saqueo de los recursos del estado, el duartismo no ha reparado en causar una crisis política y económica que se le puede revertir y salir de las manos.

Porque la generación de neopolíticos creados a la vera de Fidel Herrera Beltrán que hoy tiene el poder en Veracruz, ha unido a todos, propios y extraños, pero en su contra. Son tantos los agravios cometidos por los “prósperos”, como les gusta autocalificarse, que la fractura es profunda, se agranda, y comienza a aislar a los duartistas, mientras éstos siguen engolosinados con el poder que creen nunca se les va a acabar.

Y lo que no parecía posible, ha sucedido. Contrario a la ortodoxia priista de acatamiento de la línea que dicte el gobernante en turno y de sumisión a sus decisiones, los militantes de este partido se rebelan contra el duartismo autoritario, como fue palpable durante el acto por el 100 Aniversario de la Promulgación de la primera Ley Agraria este miércoles en la ciudad de Boca del Río.

En protesta por los desatinos del gobierno de Javier Duarte de Ochoa, los senadores priistas José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa abandonaron el recinto donde momentos después el presidente Enrique Peña Nieto encabezaría el de por sí arcaico y trasnochado evento agrarista.

Héctor Yunes Landa explicó las razones de este comportamiento, inédito entre los priistas: “abandonamos el evento para evidenciar que no existe unidad. Que no existe acuerdo ni talento negociador. Toda pretensión de mostrar lo contrario es un montaje en el que no vamos a participar. En la entidad no existe unidad al interior del PRI, la unidad que pretende mostrar el gobernador del estado es supuesta e impuesta. Hay mucha preocupación, dentro y fuera del PRI, por lo que ocurre en Veracruz. Hay desacuerdo sobre la forma como se conduce la cosa pública. Hay tentaciones autoritarias y vocaciones retardatarias. (…) Mi salida del evento es para evidenciar una postura muy firme que exprese que las cosas no pueden continuar por este camino”.

No sólo los priistas están que trinan contra el duartismo. Un día antes, el coordinador nacional del partido Movimiento Ciudadano y ex gobernador sustituto de Veracruz, Dante Delgado Rannauro, también fustigó a Duarte de Ochoa, luego de que diez alcaldes de este partido fueron coaccionados durante una reunión con el titular del Ejecutivo veracruzano para afiliarse al PRI.

“La conducta abusiva de Javier Duarte no sólo es reprobable sino ilícita, porque incurre en dos faltas graves: intromisión violatoria de la autonomía municipal y violación de las leyes electorales en vigor, tanto la del estado de Veracruz como la federal. Es inadmisible que Javier Duarte pretenda decidir qué deben o no hacer autoridades municipales surgidas por determinación de la ciudadanía, que votó libremente en las urnas.  

“Lo que ocurre en Veracruz refleja el grado de perversión al que se lleva la vida pública en todo el país. El gobernador del estado tiene la obligación de trabajar al servicio de todos los veracruzanos y sin violaciones impunes a la legalidad como hasta ahora lo ha hecho. Falta de visión, claridad y compromiso caracterizan al Gobierno de Veracruz, que no sirve a la sociedad. Cuando se tiene un gobernador tan incompetente, tan poco preparado, con falta de visión, es muy claro que la sociedad se lo tiene que cobrar”, afirmó, durísimo, Delgado Rannauro, quien suele ser bastante medido en sus declaraciones sobre Veracruz y su gobierno.

Javier Duarte ya tiene en su contra, en abierto, a los Yunes priistas, a los Yunes panistas, al dantismo y a todos los sectores sociales a los que ha depauperado junto con las finanzas locales.

¿Y así piensa “gobernar” dos años más?

 

Contacto:

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras