Marco Antonio Aguirre Rodríguez
30 de enero de 2015
  • Referente para el desarrollo urbano
  • Retrasos en la UV, otra vez

Xalapa es la capital de todos los veracruzanos.

Pero también es una ciudad a la que muy poca atención se le ha prestado.

La última gran obra que tuvo la capital del estado fue sobre la avenida Lázaro Cárdenas, por parte del gobierno del estado, lo que incluyó también poner la escultura de la Araucaria, de Sebastián, en la misma avenida, que en realidad es un tramo de carretera urbanizado.

Xalapa es una ciudad donde el tráfico y la vialidad son problemas constantes.

La vialidad de Xalapa es la peor que yo conozco, después de la zona de túneles de Guanajuato (si alguien está en desacuerdo conmigo que me diga porqué) y esto es así porque los presidentes municipales –y los gobernadores también– poca atención le han puesto a Xalapa, esta ciudad que la capital de todos los veracruzanos.

Pues bien, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través de su “Iniciativa de ciudades emergentes y sostenibles”, a través de Gehl Architects realizó el anális de “Espacio Público y Vida Pública” (EPVP).

El análisis de Gehl muestra que Xalapa es una ciudad que concentra en el centro gran parte de sus mejores espacios para la población. Estos se dispersan en una especie de circuito que se extiende desde el Barrio de Xallitic, en el norte, a través del Centro Cívico en la Plaza Lerdo y continúa hasta Los Lagos y la Zona Universitaria en el Sur, las cuales además tienen el potencial para convertirse en una red de espacios públicos dentro del centro de la ciudad, ya que cuentan con un fuerte sentido de vida pública y características peatonales positivas. Estos lugares con el tiempo pueden quedar relacionados en un “Circuito”, pero para esto se deberá mejorar su conexión peatonal. También se apunta que el centro histórico es “de pequeña escala, con muchos callejones y calles empedradas”.

¿Cómo determinó Gehl Architects el flujo peatonal en esas zonas?.

Hicieron conteos, sobre el número de peatones, automóviles privados, taxis y unidades de transporte público, con una duración de diez minutos.

Xalapa es una ciudad que ha tenido un rápido crecimiento poblacional, que la llevó a crecer 7 veces en número de habitantes en un lapso de 54 años, al pasar de 66,000 pobladores a 460,000, lo cual también propició un incremento del tráfico vehicular y –paradójicamente– un aumento en el tiempo de transporte.

Xalapa, de acuerdo con el diagnóstico de Gehl, por esta causa también acumuló problemas, entre ellos:

  • El sistema vial y de autobuses se encuentra bajo mucha presión
  • No hay alternativas viales para viajes Este–Oeste, todos cruzan por el Centro
  • No hay control por parte del Ayuntamiento sobre las rutas y el transporte público
  • Alta congestión en las principales arterias viales
  • Muchas calles de un solo sentido
  • Mala calidad del aire debido a exceso de polución
  • Contaminación sonora
  • Estacionamiento en las calles y en las aceras complica la circulación de los peatones

El estudio incluye varias propuestas, entre estas una que es recurrente, el privilegiar el paso de los peatones y crear zonas que inviten a los mismos a quedarse.

De hecho una de las ideas es incrementar el tamaño de las banquetas en las zonas de alto tráfico peatonal, pero también el reemplazar las escaleras y rampas empinadas con transiciones moderadas.

Una de las mejores propuestas es el “Conectar los espacios públicos de Xalapa”, esos mismos que se concentran sobre todo en el centro de la ciudad, estableciendo “conexiones obvias, seguras e interesantes entre los lugares públicos importantes” y cruces peatonales fáciles, entendibles y directos.

Estos espacios también se deben volver seguros para la recreación.

De hecho Gehl reconoce un sitio en Xalapa que es un éxito para la recreación y como área peatonal, la zona de Los Lagos, tanto que incluso recomienda “replicar el éxito”. La idea, apuntan, es “Promover una sensación de seguridad en los espacios públicos más importantes”.

Las recomendaciones para mejorar el espacio urbano de entrada son sencillas, como establecer un cruce peatonal a media calle, frente al Palacio Municipal, o reducir un carril de circulación en la calle de Rafael Lucio, el cual por cierto no se utiliza, frente al Palacio de Gobierno. La idea es convertir a la calle de Rafael Lucio, en parte de Plaza Lerdo, en “un espacio para caminar y observa”.

Esa es una zona de altísimo tráfico peatonal.

La propuesta incluye el mejorar otras cuatro zonas, por lo menos, en un futuro mediato, que ya desde ahora tienen una alta afluencia peatonal, como el Corredor Carlos Fuentes, la avenida Atletas, en la zona de El Dique, Los Lagos, el área del estadio universitario y Rectoría, el parque de Los Berros, el cruce de las calles Pino Suárez y Doblado, la Plaza Xallitic y la Plaza del Carbón.

Xalapa es una ciudad que requiere de una fuerte intervención para mejorar  el espacio que ofrece a sus habitantes, pero también necesita de una mano que haga todo lo necesario para ello.

Américo Zúñiga mandó a realizar el proyecto, ya promueve algunas de las medidas recomendadas y estableció un programa ciudadano de seguimiento. Américo Zúñiga inició el camino para convertirse en un muy buen presidente municipal de Xalapa.

Asienta que busca construir una Xalapa que sea referente para el desarrollo urbano, con una correcta planeación y orden para el crecimiento de su mancha poblacional.

 

RETRASOS EN LA UV

Una vez más la Secretaría de Finanzas y Planeación retraso el pago de los empleados de la Universidad Veracruzana y provocó movilizaciones en algunos centros de trabajo.

Una máxima muy antigua apunta: ¿Quieres que el personal te odie?, retrásales el pago; ¿Quieres que deseen asesinarte?, retenles el sueldo; ¿Quieres provocar una revuelta?, suspende los pagos.

Y el personal de la UV sabe muy bien que los retrasos proceden de la Sefiplan.

Deberían correr esto, rápido, antes de que los resquemores crezcan y se queden ahí guardados para el día de la elección federal.

El gobierno de Javier Duarte asegura tener finanzas sanas, pero sin embargo los retrasos en los pagos a los trabajadores se están volviendo una constante.