Claudia Medina espera que con la resolución del Tercer Tribunal Unitario favorezca a su esposo, quien también víctima de tortura por parte de los marinos.
Claudia Medina espera que con la resolución del Tercer Tribunal Unitario favorezca a su esposo, quien también víctima de tortura por parte de los marinos.

México.- Se trata de Claudia Medina Tamariz, quien la Procuraduría General de la República (PGR) quiso procesar por el delito de portación de arma de uso reservada a las fuerzas armadas. 

El Tercer Tribunal Unitario del Poder Judicial del Federación, con sede en Xalapa, Veracruz, la absolvió, ella es integrante de la campaña “Rompiendo el silencio: todas juntas contra la violencia sexual”.

Medina Tamariz fue acusada de 12 cargos federales tras la irrupción de efectivos de la Secretaría de Marina en su domicilio del puerto de Veracruz, en agosto de 2012, ella y su esposo, Isaías Flores Pineda, fueron sacado por la fuerza.

Claudia Medina espera que con la resolución del Tercer Tribunal Unitario favorezca a su esposo, quien también víctima de tortura por parte de los marinos.

Claudia fue retenida en una base naval, donde fue sometida a tortura sexual y luego fue presentada como integrante del cartel Jalisco Nueva Generación. Tras una reclusión de 14 días en el Centro de Readaptación Social de Cieneguillas, Zacatecas, fue puesta en libertad bajo caución.

Sin embargo, siguió manteniendo vigente el delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército.

Luego de más de dos años de batalla legal, el pasado viernes 6 de febrero, el Poder Judicial Federal resolvió a su favor el incidente de libertad por desvanecimiento de datos interpuesto por Medina Tamariz, decretando su “inmediata libertad”.

Acompañada de diferentes organizaciones que respaldaron su causa, Claudia Medina anunció que reactivará la denuncia interpuesta en la PGR en 2012 contra los marinos que la torturaron así como iniciará un proceso por la reparación de los daños sufridos.

La exoneración de Claudia Medina es inapelable y que demuestra que la Marina realizó un montaje y fabricó pruebas en contra de una inocente, para acusarla de delitos graves como el involucramiento en el narcotráfico.

Ver esta información en: