Ya había pasado algún tiempo sin que supiéramos del padre Alejandro Solalinde, pero ayer reapareció tronante, con el señalamiento de que Veracruz sigue siendo un paso peligroso para los migrantes, a la vez que manifiesta su queja porque la Iglesia católica se haya convertido en cómplice de las autoridades por no levantar la voz sobre lo que sucede. “ “El compromiso definitivo a veces me da la impresión que es más profeta Amnistía Internacional que la misma autoridad eclesiástica (…) nadan de muertito, porque se han acostumbrado a ser comparsas de un gobierno simulador”. Solalinde insiste en que hay fosas de migrantes desaparecidos “pero será hasta que salga el PRI del gobierno que se destapará la cloaca de yacimientos de migrantes muertos en la entidad… hay dos grandes yacimientos de cuerpos, uno de ellos me lo dijo a mí el mismo Obispo de Córdoba”. “Veracruz sigue siendo el primer lugar de desapariciones forzadas, también  migrantes y quizá el primer lugar para reclutamiento de sicarios, pero no se sabe nada porque todo se tapa”, aseguró.