CmxmphS005273_20150123_MXPFN0A001-c-440x293

MÉXICO, D.F. (apro).- El informe que presentó el gobierno de México ante el Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, Suiza, dejó en claro la “ambivalencia y el doble discurso del Estado mexicano”, aseguró Perseo Quiroz, director ejecutivo de Amnistía Internacional (AI) México.

“Por una parte, en el país se llama a que ya olvidemos, a que demos por cerrado el caso de Ayotzinapa y en el extranjero manifiesta su profunda preocupación”, explicó.

En entrevista, luego de participar en la presentación de la campaña “Ya me cansé por eso propongo”, el representante de AI consideró las respuestas del Estado mexicano fueron “deficientes, quedan de manifiesto las negligencias que han tenido, la falta de acciones respecto al tema”, acusó.

Quedó de manifiesto, dijo, “que hay un sinnúmero de aspectos en los cuales el Estado mexicano está incumpliendo con la convención” contra Desapariciones Forzadas de la ONU.

Detalló que estos aspectos están relacionados con cuestiones legislativas, como la no tipificación adecuada del tipo penal, no tener una ley general de Desaparición forzada; así como por asuntos de políticas públicas, por ejemplo, al no tener un protocolo de búsqueda de personas con vida.

Quiroz Rendón aseguró que AI México esperaría que, luego de la deliberación del Comité de la ONU a finales de febrero, éste emita una “fuerte recomendación” que lleve como puntos principales los siguientes:

La “negligencia que ha tenido el Estado mexicano en hacerse cargo de este tema pues no lleva un par de meses o semanas, es un tema que lleva muchos años en el tintero”.

El segundo, añadió, deben ser recomendaciones al marco normativo, sobre todo la modificación de políticas públicas para crear estas bases de datos en la que los números sean unánimes y realistas.

El tercer punto, agregó, debería ser la exigencia de tener protocolos de búsqueda con vida y el cuarto, “que México acepte la competencia del Comité sobre Desapariciones Forzadas para conocer casos contenciosos”.

El representante de AI México, consideró que de tener este tipo de recomendación, habría efectos políticos para el gobierno mexicano, en el sentido de que éste “ha firmado una Convención que lo vincula y lo compromete ante la comunidad internacional y ante los otros estados, pero también genera derechos frente a los ciudadanos”.

Además, los ciudadanos podrán empezar a reclamar el cumplimiento de esa Convención en tribunales locales y “que la comunidad vea que México no es ese país que hace unos meses se pensaba que era, que tenemos una seria crisis de derechos humanos y que ha habido una negligencia muy importante para hacerle frente”.

Sobre la recepción de los padres de los normalistas desaparecidos por parte del Comité de la ONU, Perseo Quiroz dijo que los familiares “ven al Comité como una de las opciones viables para que pueda haber una investigación adecuada, porque las instancias nacionales como la PGR ya han demostrado su falta de voluntad para ayudar a entender lo que sucedió esa noche en Iguala”.

“No hay verdad histórica”

Sobre el reportaje que circula esta semana en el semanario Proceso (1996) relacionado con las denuncias de tortura de testigos en el caso Ayotzinapa, el director ejecutivo de Amnistía Internacional México consideró que “se pone en evidencia que la verdad histórica del procurador (Jesús Murillo Karam) quizá no sea verdad histórica sino solamente es una verdad jurídica que está contenida en el expediente, pero que está muy distante de reflejar lo que verdaderamente pasó esta noche con todos los hoyos que tiene la investigación”.

–¿Es necesaria la renuncia del procurador?, se le preguntó.

–El tema va más allá de si abandona o no el cargo. Tiene que ver con la voluntad política de quien esté en ese puesto, de que de verdad hacer investigaciones que valgan la pena. En Guerrero cambió el gobernador y no ha pasado mucho.

Por lo tanto, concluyó:

“No hay una verdad que esté plenamente y científicamente comprobada, que no tenga ninguna duda. Y si no hay verdad, no puede haber justicia ni reparación del daño”.

Vea esta información en: http://www.proceso.com.mx/?p=394927