El alcalde de Medellín de Bravo presentó al Congreso una solicitud de licencia para ausentarse de su encargo por 59 días, para hacer frente al requerimiento de la Fiscalía del estado que lo acusa de ser el homicida intelectual de la muerte de Moisés Sánchez. Mientras, por acuerdo del cabildo, asume interinamente la alcaldía la síndica municipal.