Es interesante lo que el periodista Carlos Puig escribe este día en Milenio: “creen en las altas esferas que así sucedió: Carlos Slim le llamó hace cosa de un año a Arthur Sulzberger Jr., presidente de The New York Times, y le dijo —en inglés— algo así como: ‘Chíngate a Murat’. Sulzberger llamó a un par de reporteras, algunos editores y al director del diario neoyorquino y les dijo: ‘Por orden del ingeniero Slim tenemos que chingarnos a un tal Murat, aunque para eso tengamos que hacer un gran reportaje que involucre a decenas de personas más en el mundo’. Les entregó una foto del ex gobernador de Oaxaca y un año después se publicó la historia de las propiedades de la familia Murat en Estados Unidos ¡Qué suerte que los pactistas ya identificaron a sus enemigos! ¡Qué suerte para Slim que los pactistas están llenos de casas y departamentos y amigos contratistas!”.