El reciente descubrimiento de las fosas clandestinas en Coatzacoalcos revela el fracaso del “Blindaje” de seguridad pública que el gobierno del estado ha presumido en esa ciudad y en general en la región sur veracruzana. El dramático descubrimiento de seis cuerpos decapitados, aunado a la noticia sobre el asesinato de tres miembros de una familia es la comidilla en toda la región sur y servirá para, una vez más, poner a Veracruz en las noticias nacionales. Casi simultáneamente, la Fiscalía anuncia la detención de ocho personas dedicadas al secuestro y al asalto de autobuses de pasajeros; la Fiscalía les atribuye, por lo menos, 14 secuestros.