Perote

Terra

La historia es extraordinaria, o al menos, poco conocida: en los años 40, durante la Segunda Guerra Mundial, en Perote, Veracruz, el gobierno mexicano levantó un campo de concentración para nazis; alemanes, japoneses, italianos y cualquier otro extranjero considerado “indeseable” era vigilado, detenido y confinado.

 Carlos Inclán Fuentes, un joven egresado de Historia de la UNAM, ganó en 2013 el Premio Genaro Estrada de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) con esa investigación que presentó hoy en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería bajo el título: Perote y los nazis. Las políticas de control y vigilancia del Estado mexicano durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1946), editada por la UNAM.

 La historia es inédita por donde se vea, señaló el investigador de El Colegio de México, Pablo Yankelevich: ya porque la mayor parte de la historiografía mexicana no va más allá de 1940, ya porque el libro ubica la política migratoria mexicana en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y en la difícil relación con Estados Unidos debido a la Expropiación Petrolera de 1938.

 Pero hay algo más, señaló Yankelevich, autor de libros como Extranjeros indeseables en México (1911-1940): Inclán Fuentes, ex becario del Programa México Nación Multicultural (PUMC) de la UNAM, no sólo documentó a más de 600 ciudadanos confinados en Perote ?la primera estación migratoria mexicana?-, sino los cargos, la forma de vida adentro y los personajes que hacían el espionaje mexicano.

 Perote y los nazis saturó el Salón del Caballito del Palacio de Minería: 50 personas adentro, otros 20 afuera insistiendo para entrar, incluido el papá, la mamá y el hermano del autor, quienes pasaron sólo cuando otras personas salieron para mantener el cupo ordenado por Protección Civil.

 Yankelevich y Javier Rico Moreno, asesor de la tesis de Inclán Fuentes, dijeron también que la obra es también el análisis del inicio de otro elemento en la política migratoria y de espionaje: la corrupción.

 Una secretaria mira un mensaje privado y exige un pago a cambio de no revelarlo, relató Rico Moreno.

 “El libro devela una imagen poco feliz de la calidad de las investigación mexicana y de la moralidad de esas investigaciones. Los principales espías extranjeros jamás fueron deportados o expulsados, se fugaron”, dijo Yankelevich.

 La presentación fue moderada por el coordinador de proyectos del PUMC, Juan Mario Pérez Martínez.

 El autor tuvo poco tiempo, apenas para agradecer a su familia y para decir que su libro contiene aventuras de espías y espiados en suelo nacional y también el relato de cómo México utilizó el control y la vigilancia de extranjeros para negociar y mejorar la relación con Estados Unidos.

1 Perote

http://deportes.terra.com.mx/presentan-historia-de-nazis-en-veracruz,0c14b8dec09ab410VgnCLD200000b1bf46d0RCRD.html