Por Tomás R. Domínguez Sánchez
25 de febrero de 2015

Como todos sabemos, el año pasado del 14 al 30 del mes de noviembre del 2014, se celebraron en el Estado los Juegos Centroamericanos y del Caribe en su edición número 23 donde se dieron cita 31 países para competir en las diferentes justas deportivas, la esperanza que se tenía y que se anunciaba con bombo y platillo era la derrama económica que implicaba para el Estado un evento de esta magnitud, también la importancia que se alcanzaría para sobresalir de entre los demás estados y por supuesto, la famosa herencia de las instalaciones deportivas para las nuevas generaciones y todo esto en un intento fallido para repuntar la percepción que tiene la sociedad hacía las autoridades. Una vez terminada la competencia las críticas salieron a flote, aun cuando para la clase gobernante fue un rotundo éxito, porque para ellos todo está bien siempre, pero no todo es tan malo porque a pesar de todo si hicimos historia:

–      Fuimos el primer Estado que ha conseguido que se realice una justa deportiva de esta magnitud, gracias a la gestión del exgobernador Fidel Herrera; hasta entonces no se habían realizado los Juegos Centroamericanos en Veracruz.

–      Fuimos los primeros en contratar para el desarrollo de toda la infraestructura deportiva a una empresa acusada de fraude en otros estados del país y realizar una segunda licitación para poder seguir con la construcción y poder tener terminadas las obras.

–      Fuimos los primeros en entregar la infraestructura deportiva un día antes de la inauguración oficial de los Juegos, porque el día anterior se veía la apuración de las autoridades por hacer la entrega física de los espacios destinados para las competencias.

–       Hemos sido los primeros en abuchear al representante del Presidente de la República en la inauguración oficial de los Juegos, resulta que en pleno discurso del secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong cuando mencionó el nombre de Enrique Peña Nieto recibió tremendo abucheo por parte de los asistentes, esto fue motivo de enojo por parte del señor Secretario y del titular del ejecutivo estatal, Javier Duarte.

–      Fuimos pioneros en anunciar con bombo y platillo que la ceremonia de inauguración estaría realizada por creativos veracruzanos, el espectáculo de inicio de las competencias fue excepcional, la temática y los efectos especiales fueron de primera todo esto gracias al talento extranjero, porque en los créditos de realización del espectáculo no figuró ningún veracruzano.

–      Dimos una imagen inédita, única porque durante el desarrollo de las competencias hubo manifestaciones que colapsaron y paralizaron, como siempre, la vialidad en el primer cuadro pero la realidad es que afecta a toda la ciudad, pero lo destacable de las manifestaciones fue el asombro de algunas delegaciones de competidores que admirados dijeron que no podían creer que bastaban doce personas para colapsar la ciudad y complicar toda la vialidad.

–      Fuimos la primera sede de los Juegos Centroamericanos en la que desertaron más deportistas de la delegación cubana, parece ser que los deportistas cubanos decidieron dejar las competencias para perseguir el sueño americano o para poder alcanzar a sus familiares radicados en el vecino País del norte, o simplemente para escapar de su tierra natal.

–      La gran herencia de infraestructura deportiva que tendríamos al término de la competencia, la verdad es que lo único que heredamos es seguir pagando algo que ya pagamos, porque cobran la entrada al estadio Xalapeño.

–      Después de ir a la cabeza en el medallero olímpico, terminamos en segundo lugar siendo desplazados por la delegación cubana que demostró su excelencia deportiva.

 

Así es que no pintemos un escenario derrotero, no seamos del todo pesimistas, porque como dicen por ahí, “haiga sido como haiga sido” destacamos a nivel nacional e internacional y Veracruz quedó en la memoria de todos por la realización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, así fue.

 

Contacto:

skart20@nullhotmail.com