No dice nada nuevo pero tiene razón Luis Raúl González, titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, cuando afirma que nuestro país vive una crisis de valores y requiere de un auténtico Estado de Derecho en el que los Derechos Humanos sean el fundamento principal. “En la medida en que aprobemos y permitamos que las autoridades, los poderes públicos excedan sus atribuciones y no actuemos ni señalemos estaremos incurriendo en tolerar conductas que un día pueden explotar, como sucedió en el caso de Iguala”, y destaca la obligación ciudadana de denunciar a todo servidor público que abuse del poder” por lo que a la Comisión de Derechos humanos hay que fortalecerla “con un ejercicio puntual de sus atribuciones; mostrarse independiente frente a los poderes públicos y ejercer su autonomía, lo que no significa estar aislado o no tener comunicación e interlocución con la autoridad”.