Una vez más escuchamos que los gobiernos luchan contra la pobreza de la población, miles de millones de pesos se gastan en los programas con fines sociales sin que haya resultados visibles de un avance que disminuya los rezagos sociales que hay en México y las desigualdades que existen producto del fracaso de esos programas. A eso vino el presidente Peña Nieto a Los Tuxtlas, para promocionar la “Cruzada Nacional contra el Hambre”, y de paso darle un empujón a la candidatura de Carvallo que tal parece no acaba de despegar en aquel distrito en donde el PRI no las tiene todas consigo, pero si alcanza la diputación podrá convertirse en un “caballo negro”.