Mexican Central Bank Governor Agustin Gu

Ciudad de México, 19 de febrero (SinEmbargo).- La ola de recortes el estimado de crecimiento económico para México continúa luego de que ayer, el Banco de México (Banxico) anunciará un ajuste en sus previsiones tanto para 2015, como para 2016. El banco central se convierte en la sexta institución en realizar una revisión a la baja en los primeros 50 días del año.

Ayer, el Banxico ajustó su pronóstico de crecimiento para el año en curso para este año de un estimado inicial de entre 3 y 4 por ciento a entre 2.5 y 3.5 por ciento.

El Gobernador del Banco Central, Agustín Carstens Carstens, explicó que tras el análisis de las condiciones económicas globales y de los factores domésticos, se tomó la decisión modificar una vez más el estimado de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

El funcionario reconoció que el entorno macroeconómico que se prevé hacia adelante es menos favorable de lo que la Junta de Gobierno del banco central anticipó en los meses previos.

Durante la presentación del “Informe Trimestral, octubre-diciembre 2014” expresó que los impactos de la baja en los precios y en la producción de petróleo ya pegó a las inversiones, y al consumo privado, que no muestra señales de aceleramiento.

Estos motivos llevaron también al Banxico a realizar ajustes a la baja en su previsión de crecimiento para 2016 de un rango de 3.2 y 4.2 por ciento, a uno entre 2.9 y 3.9 por ciento.

En este sentido, Carstens calificó como adecuado el ajuste al gasto público por 124.3 mil millones de pesos anunciado el pasado 30 de enero por el gobierno federal, pues tiene la intención de suavizar el impacto de precios bajos del petróleo.

“Esta medida es fundamental para preservar la congruencia de nuestro marco macroeconómico y ponernos en una situación en la que podamos aspirar a mayores tasas de crecimiento en un entorno de inflación baja”, argumentó.

No obstante, dicho ajuste “ha sido bastante conservador”, opinó respecto a la posibilidad de que el gobierno federal lleve a cabo nuevos recortes.

Para el Gobernador del Banxico, uno de los riesgos que podría afectar el crecimiento económico es que el deterioro social de los últimos meses impacte las decisiones de gasto de los agentes económicos del país.

“En términos de los conflictos sociales y su incidencia, yo creo que sí se ha dado. Lo vemos de manera muy gráfica en lo que reportan por ejemplo los comerciantes hoteleros en Acapulco; la baja de turismo en zonas como Oaxaca”, expuso.

Señaló que en las diferentes encuestas que hace el Banxico a empresarios también reportan este factor que ha afectado a su actividad contemporánea y sus expectativas, “entonces pues realmente es un factor que es bastante patente”.

UNA HISTORIA DE RECORTES

Al iniciar este año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) redujo su estimado de crecimiento para 2015 de 4.7 por ciento a 3.7 por ciento.

Días antes, el Banco Mundial también modificó su estimado a 3.5 por ciento desde 3.5% y el propio Banco de México dejó su previsión en un rango entre 3 y 4% desde 3.2 y 4.2%.

El 10 de febrero, Banamex redujo de 3.4 a 3.0 por ciento su previsión de crecimiento de la economía, como consecuencia directa de la reducción en el gasto público. La institución consideró que, dadas las circunstancias del mercado petrolero y de la producción mexicana de crudo, es posible un nuevo recorte del presupuesto en 2016.

“La perspectiva de crecimiento del producto interno bruto (PIB) se atendió debido a que el gobierno anunció una reducción en su gasto” para este año, por un monto de 124 mil millones de pesos, equivalentes a 0.7 por ciento del PIB, expuso Banamex.

Ocho días después, el Fondo Monetario Internacional (FMI), redujo su previsión de crecimiento para México de 3.5 por ciento a 3.2 por ciento para este año y de 3.8 por ciento a 3.5 por ciento en 2016.

El Banco Mundial también modificó su estimado de 3.5 a 3.3 por ciento.

En su reporte trimestral, el Banxico previó que actividades que en 2014 comenzaron a recuperarse, como es el caso del sector de la construcción en México, continúen siendo un soporte a la actividad productiva.

“A pesar de lo anterior, el entorno macroeconómico previsto es menos favorable que el considerado en el Informe anterior. En particular, se anticipa que el precio del petróleo se ubique por debajo de los niveles registrados hasta mediados de 2014. Asimismo, la tendencia a la baja de la plataforma de producción petrolera, que se ha acentuado recientemente, se espera podría limitar el dinamismo de la actividad productiva en tanto ésta no se estabilice y comience a recuperarse”, consideró Carstens Carstens.

No obstante, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tiene una previsión más optimista para México, que es de 3.9 por ciento.

Este viernes 20 de febrero, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dará a conocer los resultados del PIB al cuarto trimestre de 2014.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.sinembargo.mx/19-02-2015/1255473