pipa

El 20 de febrero es el Día Mundial de la Pipa. Según parece se celebró por primera vez en 2008 -o sea que no puede decirse que goce de una larga tradición- y fué instituido por el foro de fumadores británico Smokers Forums. Pronto fué seguido por el Comité Internacional de Pipaclubs y por los Pipaclubs Unidos de América, gentes todas ellas importantes donde las haya. Pues muy bien, oiga. Como fumador “independiente” que soy, con ciertas tendencias iconoclastas además, me importa más bien poco lo que digan, hagan o decidan celebrar tan “altas instituciones” del mundo pipero. De hecho, todo lo que haga cualquier “alta institución”, del tipo que sea, me parece por defecto sospechoso y probablemente sujeto a manipulación.

Lo que me llama la atención es, precisamente, que haya surgido tal iniciativa. Normalmente en un mundo tan atareado como el que vivimos, en el que casi todos vamos a lo nuestro, la institución del día mundial de lo que sea suele darse únicamente cuando ese lo que sea se encuentra seriamente amenazado, perseguido o en peligro de extinción. Puede estar seguro, amigo lector, de que nadie ha pensado en celebrar el día mundial de la Coca-Cola, del sexo oral o del fútbol televisado. Todos ellos gozan de buena salud y no necesitan que una vez al año se les saque a la palestra. Hay excepciones, claro está, como el “Día de Internet”, que se celebra el 17 de mayo en España y varios países de Latinoamérica; una absurda propuesta endogámica de los gerifaltes de la red -los operadores, los grandes desarrolladores de contenidos, los de la pasta y algunas instituciones políticas que se apuntan a la foto- a fin de tener una excusa para darse autobombo y palmaditas en la espalda entre ellos una vez al año. Pero bueno, lo normal suele ser que si a uno le hacen un Día Mundial es que esté jodido. Y bastante.

3649345287_34890eed02_o

La cosa no pinta bien para los fumadores en general. La persecución es tal que ya solo falta un grupo especial de la Guardia Civil, algo así como los GEOs del tabaco, creado específicamente para darnos caza. Recemos para que los próximos ministros de Interior de turno estén ocupados en algo más importante. La gente, cuando tiene poco que hacer, suele pasar el tiempo en cosas inútiles y anodinas, como perseguir fumadores o escribir un blog. En todo caso, parece que la pipa goza de mejor salud que el cigarrillo o el puro, según se desprende de los datos sobre el incremento en la venta de labores -al menos en Europa y Estados Unidos, lugares donde el cigarrillo está más perseguido-. Esto, para los pipafumadores, es motivo de alegría y regocijo, sin duda, pero quizá es mejor que no lo comentemos demasiado alto, para que “ellos” no se enteren -si es que no se han enterado ya- y piensen en tomar “medidas adicionales” o, lo que es lo mismo, jodernos todavía más.

Celebrar el Día Mundial de la Pipa es decirle al mundo: “Señores, la cosa de la pipa está muy chunga, cada vez peor, y por eso hemos puesto un día mundial, a ver si la salvamos o qué”. Quizá sea un buen mensaje. El viejo y sabio Sun-Tzu ya nos dejó dicho que al enemigo hay que tenerlo siempre despistado, buscándonos allí donde no estamos y esperándonos por donde no vamos a llegar. Quizá es mejor que la buena salud de la pipa quede entre nosotros. Quizá debamos celebrar el Día Mundial de la Pipa alto y claro, con fastos y oropeles, cohetes, tracas y petardos, con comidas y cenas de hermandad y, por supuesto, grandes fumadas y mucho humo. Que se enteren todos de lo “mal” que estamos. Yo, personalmente, voy a ir mirando cómo, dónde y con quien celebrarlo, que no queda tanto tiempo.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

https://motivosnofaltan.wordpress.com/2011/12/07/para-celebrar-el-dia-mundial-de-la-pipa-2/