Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
06 de febrero de 2015
  • ¿Funciona “Mi hogar seguro”?
  • In–seguridad de las tarjetas bancarias

 

Javier Duarte de Ochoa ha dado muestras más que amplias de que no le interesa la cultura y el arte en lo más mínimo, y las dos últimas son el reclamo internacional porque se retire el Hay Festival de Xalapa ante la carencia de seguridad para el ejercicio periodístico en Veracruz y la impunidad, de los crímenes contra periodistas, y la segunda, la salud del escritor Sergio Pitol.

El reclamo internacional (firmado por figuras de la talla de Noam Chomsky y de Elena Poniatowska –¿quién no conoce su trabajo?–), ni siquiera ha merecido un pestañeo de parte de las autoridades de educación y cultura del estado.

Javier Duarte nada ha dicho, pero tampoco Flavino Ríos, como secretario de Educación, ni Harry Grappa, como titular de Turismo y encargado de la organización del Hay Festival, ni en el Instituto Veracruzano de la Cultura.

Nada, por lo menos desde el 2 de febrero hasta la tarde del 5 de febrero.

Por cierto, quién sabe dónde andaba Javier Duarte, porque desde el 2 de febrero que apareció en la misa de la Virgen de la Candelaria, desapareció del estado, otra vez y aunque dijo que estuvo en Querétaro en la conmemoración del 98 aniversario de la Constitución de México, por lo menos en la galería de fotos que Presidencia de la República colocó, no aparece.

Pues bien, cierto es que a Javier Duarte el Hay Festival sólo le interesa para tratar de promocionarse como impulsor de la cultura más allá de las fronteras del país, tomándose un par de fotografías y nada más.

Los alcances culturales del gobernador quedaron demostrados cuando asistió a la presentación del grupo Pandora, en la Feria de La Candelaria, acompañado de la escritora Guadalupe Loaeza, a quien le prometieron un programa de televisión por RadioTelevisión de Veracruz, sin que hasta ahora se lo hagan realidad.

La otra muestra inmediata de que a Javier Duarte poco le interesa la producción cultural en Veracruz, es el internamiento del escritor Sergio Pitol en un hospital de Xalapa, aparentemente por una enfermedad intestinal.

Sergio Pitol es de los veracruzanos por decisión propia, pues nació en Puebla, y hoy a punto de cumplir 82 años, se encuentra en una situación extraña, en la cual el DIF estatal recibió su custodia por un mandato judicial, ante un reclamo de su familia para que se le declare en imposibilidad de autocuidarse, al sufrir lo que ellos llaman demencia senil y una afasia primaria progresiva.

De hecho Luis Demeneghi Colina acusa que tienen “secuestrado” a Sergio Pitol, una camarilla conformada por su chofer, Guillermo Perdomo Mendoza, a Elizabeth Corral Peña, catedrática de la Universidad Veracruzana y a Rodolfo Mendoza, titular del Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC), con intereses oscuros.

Entre los elementos que pudieran estar en litigio, tan sólo, se encuentran los derechos de autor de las obras del escritor.

El conflicto de intereses es real.

Pero el interés real por la salud del personaje en conflicto es lo que no está comprobado.

Existe una versión de que Sergio Pitol dispuso en vida que su legado debía entregarse a la Universidad Veracruzana; ese es uno de los puntos a cuidar en la herencia del escritor.

Pero en fin, esta es otra de las muestras de que a Javier Duarte no le interesa la formación educativa ni cultural de los veracruzanos, y por eso ni siquiera se ha dignado en hacer una declaración o un desmentido sobre el reclamo hecho por figuras nacionales e internacionales.

¿O alguien tiene alguna evidencia de que existe un interés real en este rubro, más allá del show bussines que representan las grandes fiestas?.

 

MI HOGAR SEGURO. Dos incidentes con fuga de gas en Xalapa, después de la explosión que se dio en el Hospital Materno Infantil, llaman la atención de cualquiera.

Pueden ser casualidad, o puede ser otra situación.

Por lo pronto Américo Zúñiga, el presidente municipal de Xalapa retomó un programa innovador que pusieron en marcha, la adquisición de un seguro de vivienda colectivo denominado “Mi hogar seguro” para atender a viviendas afectadas ante contingencias provocadas por fenómenos hidrometereológicos, incendios o explosiones.

Este es un programa vigente, como el mismo Américo refirió en un acto de entrega de obra pública,

Pues bien, ya hay varias casas dañadas, ¿cuántas de estas entran en el programa de “Mi hogar seguro”?.

Conocerlo y saber lo que se hace, con o sin la cobertura del seguro, sería más que conveniente.

¿Qué mejor predica que el ejemplo para convencer?.

Si el programa triunfa ahora, muchos serán los que querrán copiarlo y alguien podrá colgarse la medallita del merito de ser el pionero.

 

LA INSEGURIDAD DE LAS TARJETAS. ¿Es usted de los que teme que le roben información o hasta dinero de sus cuentas bancarias por las transacciones electrónica que hace?.

Pues bien, sí es posible.

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y las universidades de Rutgers (EE UU) y de Aarhus (Dinamarca) realizaron un estudio que involucró las transacciones financieras de 1.1 millones de personas (por donde se le mire, son muchos), que vivían en una país no identificado miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) –así es que bien pudo ser México– y demostraron que tan solo con cuatro datos relativos al espacio y al tiempo de las operaciones es suficiente para identificar al 90% de los individuos en una base de datos. Además, encontraron que si se añadía un dato extra –como el precio de una transacción concreta– se incrementaba significativamente la probabilidad de identificación, en concreto, un 22% más.

Entre las conclusiones, el equipo señala que las mujeres y las personas con ingresos mayores son más fáciles de identificar a través de este método porque tienen patrones distintivos en la forma en que dividen su tiempo entre las tiendas que visitan.

Los resultados, añaden los autores, indican que se hace necesario mejorar las tecnologías de protección de los datos anónimos para incrementar la seguridad.

En consecuencia es urgente que todos –pero todos es todos– los usuarios de tarjeta presionen a los bancos para que mejoren la seguridad, sobre todo si vivimos en un país tan inseguro como México.

Si quiere leer más sobre este tema http://alef.mx/el–big–data–hace–mas–vulnerable–la–seguridad–de–las–tarjetas–de–credito/

Contacto:

 

marcoaguiro@nullhotmail.com

@marcoaguiro

http://misticosyterrenales.blogspot.mx

https://www.facebook.com/misticosyterrenales