Equipo

Boca del Río, Veracruz.- Con un ambiente inmejorable en cada sesión de entrenamiento, los Tiburones Rojos de Veracruz en la categoría sub-17, trabajan para recibir a Gallos del Querétaro el próximo viernes, y meterse a los puestos de liguilla.

Los escualos realizaron ayer una doble sesión de entrenamiento, primero en las canchas de la Finca Junior para trabajar en lo táctico, y posteriormente se trasladaron al gimnasio del estadio Luis “Pirata” de la Fuente para fortalecer el tren superior.

El defensa Rafael Uscanga reconoció que tras ganar de visitante en Monterrey a Rayados, el ánimo del equipo está mejor que nunca, “estamos trabajando para eso, para tener un buen resultado el viernes en casa frente a Querétaro, el ambiente entre nosotros es el mejor, tenemos la motivación a tope y estamos seguros que los tres puntos se van a quedar en casa”.

Explicó que uno de los puntos que más ha señalado el estratega Carlos Cazarín durante las prácticas, es concretar los marcadores a tiempo, “hemos trabajado mucho en la definición, podemos resolver los partidos desde temprano para no estar sobre la hora consiguiendo los resultados; no importa quien las meta, pero hay que llegar con menos presión al final del encuentro”.

Para el zaguero juvenil, la parte baja del equipo ha tomado una solidez destacada, “nos estamos haciendo más fuertes en la defensa, ya mantuvimos el cero y con el paso de los partidos nos estamos entendiendo mucho mejor, si seguimos por esta línea, va a ser muy complicado que algún equipo nos haga gol; estamos concentrados en los recorridos de línea”.

Finalmente, manifestó su deseo de conseguir la mayor cantidad de puntos posibles en el certamen que otorga un punto adicional cada partido, celebrado desde el manchón de penales, “nos hemos propuesto ganar todos los puntos extra desde la tanda de los penales, practicamos después de cada sesión de entrenamiento, pues al final que hagamos cuentas, esos puntos pueden darnos la calificación”.