Francisco Hernández Loeza, ex alcalde de Banderilla asegura que se le acosa por un presunto daño patrimonial por 6 millones de pesos invertidos en una obra que está funcionando. “Realmente estoy sorprendido, porque el ayuntamiento que presidí primero pasó por el proceso de fiscalización al que estamos obligados, lo pasamos de manera satisfactoria y se emitió el dictamen para la Comisión de Vigilancia, sin embargo, ahora por una queja ciudadana se habla de un presunto daño patrimonial”.

La Comisión de Vigilancia del Congreso, atendiendo una queja ciudadana, supuestamente investigó una obra que no se concluyó pero está reportada con un costo de seis millones de pesos, por esa razón se hicieron las observaciones correspondientes a pesar de que el Orfis ya había dictaminado sin observación alguna.

Para aclarar este asunto nada mejor que el alcalde sea escuchado y presente sus pruebas de descargo.