Con la novedad que el estadio “Antonio M. Quirasco”, que fuera uno de los iconos deportivos de la capital del Estado, quedó con una menor área para juegos debido a que parte de sus espacios fueron tomados para construir las pistas de calentamiento del Estadio Xalapeño, así como la jaula de lanzamientos requeridos para los Juegos Centroamericanos y del Caribe en su versión 2014. Apenas se ajusta a lo que el reglamento de la FIFA establece y para su utilización requiere de una inversión que difícilmente podrá hacer el gobierno del estado y quienes deseen adquirirlo en concesión tendrán que invertirle una buena cantidad de dinero, según un interesante reportaje de Edvino Rodríguez.