Quirasco

Por Edvino Rodríguez Portilla

Xalapa, Veracruz.- Además requerir una gran inversión para un nuevo empastado y construcción de áreas auxiliares, por la reducción de medidas, el otrora estadio “Antonio M. Quirasco” podría quedarse en definitiva sin futbol profesional.

El vetusto escenario, sede de los equipos Delfines UV, Gavilanes UV, Deportivo Universitario Xalapeño, Delfines de Xalapa, Inter, Atlético y América Xalapa, Linces del IVES, Industriales, Ficumdep, Coyotes y Estudiantes, en las divisiones de Segunda y Tercera, tiene ahora una menor área de juego tras la construcción de la pista de calentamiento del Estadio Xalapeño y jaula de lanzamientos, por las obras de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014.

Este espacio, que paradójicamente luce ahora unas bien arregladas gradas y un techo que por mucho tiempo fue ignorado por las autoridades, ya no gotea, tiene el campo en pésimas condiciones, al que al menos le deben echar varias camionadas de tierra negra y “plancharlo”, o en el mejor de los casos ponerle pasto nuevo, pero tiene ya varios metros –unos 10-, menos que antaño y eso podría afectar al deporte profesional y semiprofesional.

De acuerdo con el reglamento de la Federación Internacional de Futbol Asociación, los campos de futbol deben tener entre 90 y 120 metros de largo, y entre 45 y 90 de ancho. La medida internacional es de entre 100 y 110 metros de largo y entre 60 y 75 de ancho, y aunque con estas medidas no habría problema, la Federación Mexicana de Futbol establece en su página oficial campos de 105 por 68 metros, sin señalar otras alternativas.

A lo ancho el campo del Quirasco no tiene problema, pero de largo en orientación del Estadio Xalapeño al Complejo Omega si ya que su medida es de 105.77 metros, de las barras de la jaula de lanzamientos a la pequeña barda del Complejo Omega, y al ponerle porterías se reducirá varios metros el espacio a quedar posiblemente de 100, lo que posiblemente no sea obstáculo en tanto la FMF no diga lo contrario, pero de acuerdo con su página oficial, Estudiantes, ni otro equipo de Tercera, Segunda División, no podría celebrar sus juegos ahí.

Sí, esto es con relación a las medidas oficiales, pero al escenario le faltan vestuarios, servicios sanitarios y regaderas para equipo local y visitante, una barrera que delimite el campo, además de las mencionadas mejoras al empastado que actualmente luce como potrero.

Son muchos quienes quieren el escenario, pero ¿estarán dispuestos a invertirle varios miles de pesos en sus adecuaciones? Actualmente el vestuario de visitantes es ocupado como bodega, pero aún así necesitaría una remodelación completa.

Lo dicho, para reutilizar el Quirasco para el futbol los aspirantes —suspirantes—, necesitan dinero y tiempo, lo primero habrá que esperar a que lo tengan, lo segundo deben tenerlo de sobra.