010n1pol-1

Los siete partidos políticos que dejaron de participar en los trabajos del Instituto Nacional Electoral (INE) emplazarán a Lorenzo Córdova, consejero presidente, a instalar una mesa de negociaciones para abordar los casos en los que han detectado favoritismos al PRI-Verde y lentitud en atender quejas.

El senador Javier Corral del PAN declaró que si Córdova es un presidente que dice que no puede hacer más es porque ha abandonado sus funciones, y si no puede ser presidente del INE que renuncie.

Ayer, PAN, PRD, Morena, Encuentro Social, Partido Humanista, PT y Movimiento Ciudadano tampoco participaron en las comisiones de los Organismos Públicos Locales y de Organización y Capacitación, y no piensan regresar al Consejo General mientras no se atiendan sus exigencias.

Para ello, los dirigentes de los partidos políticos inconformes se reunirán para buscar hacer un planteamiento conjunto, explicó el panista Francisco Gárate, encargado de redactar el documento que revelarán al público en los próximos días.

Como lo habían anunciado, ayer presentaron un recurso de apelación ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para que con urgencia se discutan los acuerdos de imparcialidad sobre distribución de programas sociales y recursos públicos. En dicho documento no aparece la firma de Movimiento Ciudadano.

Los representantes partidistas definieron su estrategia durante una comida realizada el jueves pasado en el salón Covadonga. Ahí acudieron los representantes de PAN, Morena, Encuentro Social, Partido Humanista y del PT junto con el senador panista Javier Corral. Faltó el perredista Pablo Gómez, pero los acuerdos se hicieron por teléfono con Guadalupe Acosta Naranjo.

Gárate refirió que la fiscalización de los partidos políticos es un punto nodal. Los representantes se preguntan por qué el INE no desarrolló antes el sistema y prefirió hacer un entramado de simulaciones y mentiras para sacar de la jugada a la empresa Scytl y dejar esa tarea en manos Alfredo Cristalinas, el encargado de la Unidad de Fiscalización, tan cuestionado por haber favorecido al PRI en 2012.

La Unidad de lo Contencioso también genera muchas dudas, porque tarda mucho en desahogar las quejas que presentan los partidos políticos de oposición.

Corral comentó que si se levantaron de la sesión no fue por estar en desacuerdo con la dilación en la discusión propuesta para regular la propaganda gubernamental y evitar el mal uso de los programas sociales en campañas políticas, sino por las acciones y omisiones del instituto, que lo han llevado a una crisis de ilegalidad e imparcialidad.

Recriminó la existencia de un grupo de consejeros que actúan de manera coordinada para favorecer al PRI-gobierno, y denunció que han convertido a la Comisión de Quejas y Denuncias en un órgano de consigna del oficialismo donde se ha instalado la censura.

Afirmó que hay un trato diferenciado según los actores, pues mientras al Partido Verde se le impusieron desde hace 54 días medidas cautelares para cancelar la exhibición de su propaganda en el cine (los llamados cineminutos) sin que hasta el momento se hayan suspendido; mientras al PRD se le ordenó cambiar el promocional donde aparece la imagen del comunicador Joaquín López Dórig

VER INFORMACIÓN EN:

http://www.jornada.unam.mx/2015/02/21/politica/010n1pol