No es poco dinero cuyo destino debe comprobar ante la federación el gobierno del estado, según se desprende de las observaciones que hace la Auditoría Superior de la Federación a la cuenta pública 2013, la cantidad a comprobar asciende a 7 mil 214 millones de pesos que estaban etiquetados para el sector salud, educación e infraestructura. Las 44 auditorías que la ASF practicó al gobierno veracruzano originaron 183 observaciones consistentes, entre otras, el manejo irregular de 9 mil 245 millones de pesos por lo que tuvo que reintegrar 2 mil 31 millones a la federación (Correspondientes, 31 millones al Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal y 908 mil del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal). Respecto del resto, 7 mil 214 millones, el gobierno de Duarte tendrá 30 días para comprobar cómo se ejercieron o devolverlos a la federación, de lo contrario habrá denuncias por daño patrimonial. Asegura el titular de la ASF que Veracruz es el tercer estado con peor desempeño en el manejo de recursos federales. Otras observaciones son las relativas al Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública, por 348 millones; al Fondo de Salud por 315 millones de pesos; al Fondo para Infraestructura Social Estatal, por 625 millones de pesos; también de 2 mil 046 millones de pesos en el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de Entidades Federativas, y 146 millones de pesos de observaciones al recurso del subsidio a los municipios o estados. Sobre el Fondo para la Salud las observaciones sobre irregularidades son por mil 597 millones de pesos; y más mucho más que tendrán ocupadas a las áreas administrativas y financieras de las dependencias señaladas.