59778cd6748a536235-150129_explosion_dd14-f-440x292

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- La enfermera Mónica Orta Ramírez, quien salvó la vida a un bebé en Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, murió como consecuencia de sus lesiones.

Con su fallecimiento, suman cuatro muertos por la explosión de una pipa de gas ocurrida la semana pasada en dicho nosocomio.

Permanecen hospitalizadas 19 personas, nueve de ellas en estado grave. El resto, de acuerdo con el secretario de Salud del Distrito Federal, Armando Ahued, podría recibir alta médica en las próximas 48 horas.

Entre los lesionados graves se encuentra un bebé que sufrió fractura de cráneo con hemorragia.

El sábado pasado, el conductor de la pipa que explotó en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, Carlos Chávez Hernández, fue puesto a disposición de un juez como responsable de los delitos de homicidio culposo y lesiones.

Ver esta información en: http://www.proceso.com.mx/?p=394966