Por Silvia Núñez Hernández
20 de febrero del 2015

Escuchar sobre la inseguridad ya es un tema que tal vez a muchos ciudadanos veracruzanos ya les harta y les mantiene sin cuidado. La cuestión es que como representantes de los medios de comunicación, estamos tan relacionados con dicha información que emana día con día, donde se reporta algún hecho comandado por parte de la delincuencia incrustada en todo lo largo y ancho de la entidad, que origina o provoca –como dijeran coloquialmente– se nos llene el “buche” de piedritas en contra de quienes supuestamente están a cargo de nuestra seguridad. Desafortunadamente para todos los veracruzanos, el secretario de Seguridad Pública sólo sabe decir mentiras a través de sus redes sociales, pues dentro de su cómoda y confortable “burbuja fantasiosa” habla de un panorama que en Veracruz no está ni mínimamente viviendo.

El portal de noticias Quadratin Veracruz informó que la entidad se encuentra en el quinto lugar en el robo de autos, indicando que en el 2014 se había logrado disminuyera en 9.2 por ciento con respecto al 2013, pero en el 2015 se reportó un aumento de 9.0 por ciento en lo que va del año, con un total de dos mil 861 automóviles sustraídos. Dichos datos fueron proporcionados por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) http://veracruz.quadratin.com.mx/Aumenta–en–nueve–por–ciento–robo–de–autos–en–Veracruz/

Mi pregunta es al señor Javier Duarte –dice una colega periodista, ella si con licenciatura, maestría y doctorado, que como no tiene “madre” omite el Ochoa– ¿Para qué sirvió luego entonces la instalación del “dichoso” chip en los automóviles? Qué ilusa soy. Dicho reemplacamiento sólo sirvió para que el gobierno del estado en el 2011 –dentro de las ocurrencias del gobernante en turno– lo utilizara para sacarle dinero al pueblo –pues de gratuito no tuvo nada– cuando ordenó a la legislatura que prescribiera un programa de ordenamiento vehicular el cual comprendía en hacer un cambio de placas y la instalación del supuesto “chip” de seguridad, el cual resultó ser sólo una simple calcomanía inservible que pegaron los trabajadores de la Secretaría de Hacienda en el estado en los parabrisas de los automóviles.

Hasta el día de hoy, jamás se ha sabido que el Fiscal –Fisculín dijera Notiver– General del estado de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, haya utilizado las “nuevas tecnologías” satelitales para la ubicación de un automóvil. En verdad hasta “pobrecidad” –dijeran mis paisanas veracruzanas– dan, cuando la dependencias a su cargo y los Ministerios Públicos en general, todavía realizan en algunas, la captura de las denuncias en máquinas Olivetti y cuando muy sofisticado se encuentran, tienen computadoras realmente arcaicas, donde no tienen ni posibilidad de boletinar el robo de un coche ante todas las instancias que participan en un reporte de un coche hurtado.

 

La víctima tiene que verse en la necesidad de agarrar su denuncia, sacarle las copias pertinentes –porque ni para eso sirven pues ni con copiadoras cuentan– para llevarlo por sus propios medios, a todas las instancias para que así puedan cerrar accesos vehiculares y evitar que su auto sea sustraído del estado de manera ilegal. Obviamente con lo tardío de esa medida de llevar el reporte de robo, le dan toda la ventaja y oportunidad al ladrón [es] de escapar con el automóvil sin problema alguno. ¿Colusión? Pues no lo dudamos en lo absoluto.

Padecer de la incapacidad de la autoridad, ayer lo constaté. El intento de robo de mi auto, el robo de la camioneta –que extrañamente el hampa si le devolvió a su propietario– a Esaú Valencia, el del colega periodista, Ignacio Carvajal –el cual no contó con la misma “suerte” del director y propietario de Cambio Digital–, el allanamiento a la camioneta de la colega, Aracely Baizabal –de Televisa– a la cual dejaron en ladrillos, como también al compañero y columnista, Pedro Cruz. Indudablemente para el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita la situación delincuencial en el estado lo mantiene sin cuidado. Ha de considerar que mientras él viva en el virreinato, la plebe o chusma que se “joda”.

El puerto de Veracruz, el municipio de Boca del Río, Medellín de Bravo –junto con los 209 municipios restantes que conforman el estado– son clara evidencia de la ineptitud tanto por parte del titular de la SSP, Arturo Bermúdez Zurita como del Fiscal General de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras. Ambos sujetos no brindan –pues dan una– ningún tipo de certeza o pertinencia para atrapar a sus protegidos delincuentes y el otro, jamás ha ofrecido resultados en las investigaciones, pues “nunca de los nunca” ha logrado llevar alguna con eficiencia y fuera de corruptelas en el tiempo que lleva en el cargo.

Pero todo esto amable lector es lo menos alarmante dentro de la crítica situación que vive el estado de Veracruz. El rapto con violencia que realizó un comando armado el día de ayer a la maestra de preescolar, Linda Beatriz Hernández Salas –hija del precandidato a la diputación federal por el partido Movimiento Ciudadano, Pedro Tiburcio– es realmente pavoroso. Versiones indican, que los hechos se suscitaron cuando esta se encontraba en compañía de los párvulos, los cuales aterrados vieron como los sujetos obligaban con lujo de violencia a que la educadora ingresara en una de sus unidades.

Anuncio de asesinato maestra

Extraoficialmente a través de las redes sociales –en la cuenta de Facebook de Luis Manuel Rivera– notificó lo siguiente:

“A todos los compañeros que nos apoyaron compartiendo la foto y nota de la profra. de preescolar, Linda Beatriz Hernández Salas, nuestro agradecimiento, lamentablemente nos acaban de notificar que la compañera fue asesinada, ya encontraron su cuerpo, mañana les estaremos dando informes más amplios, gracias por su colaboración y nuestra solidaridad con su familia y amigos que les embarga esta pena de este cruel hecho, que esperamos no quede sin castigo como ya es costumbre en nuestro país. Descanse en paz Linda Beatriz Hernández Salas”.

Sin palabras y honramos la memoria de la maestra que en este momento para el gobierno de Javier Duarte ya es estadísticas y ahora tendrá que preocuparse por arrojar una campaña de lodo para desprestigiar su memoria, como lo ha hecho innumerables ocasiones con los 11 periodistas asesinados y ciudadanos, donde pretender criminalizar a las víctimas y justificar su no acción en contra del crimen organizado. Nuestra absoluta condolencias a la familia de esta joven maestra en el caso de ser verídica la localización de su cuerpo. Descanse en paz.

Realmente dicha situación, la viven miles de ciudadanos en todo el estado veracruzano, el cual se encuentra colapsado por la negligencia de quienes lo gobiernan. Vaya, ni la federación ha podido arreglar su propia inmundicia. Podemos asegurar que Enrique Peña Nieto está igual o peor que Javier Duarte, por lo tanto, debe la ciudadanía decidir si quiere vivir hincada a causa de su cobarde actitud o morir de pie, pero dignamente. Debe la sociedad de tomar acciones que realmente perjudiquen a los tres niveles de gobierno tanto nacional, estatal y municipal.

Vuelvo a reiterar que para poder derrocar a los malos gobiernos, el boicot financiero es la solución a todos los problemas sociales existentes. La unión hace la fuerza. Lo acaban de demostrar intelectuales, periodistas, fotógrafos y columnistas a nivel nacional y local, quienes lograron que el “Hay Festival” fuera sacado de la ciudad capital a causa de que el gobernador del estado, Javier Duarte, es el principal transgresor de las líneas editoriales críticas ejercida por un mínimo porcentaje de la comunidad periodística veracruzana.

Ser pasivos, tolerantes y permisivos, provoca que entes sin ningún tipo de capacidad ni tampoco de moralidad, se enquisten el gobierno a tal grado que ni a “palos” se logre sacarlos del poder.

 

Contacto:

 

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

 

Twitter:

AGNVeracruz

 

Facebook

Agn Veracruz Portal

 

Fan Page:

AGNVeracruz

 

Visita www.agnveracruz.com.mx

Periodismo puntual y con sentido