Nada del otro mundo significa que la empresa Braskem Idesa, que construye las plantas para el complejo petroquímico Etileno XXI, anuncie que dará de baja a cerca de 13 mil trabajadores, y no por problema alguno sino porque forma parte del proceso de la construcción; en la primera fase, que es el de la construcción de la obra necesariamente se emplea personal en mayor número y en la medida que avanza el proyecto se va contratando personal más calificado pero en menor número. Lo que sucede es que el gobierno cada vez que puede hace referencia a los miles de empleos que esta empresa genera, sin especificar que son trabajos eventuales. No así los que se utilizarán para el funcionamiento de la industria, que serán en menor número pero más perdurables y esa es una etapa a la que se está accediendo.