La Asociación Justicia y Conciencia Ciudadana ha levantado ya 2 mil firmas en contra de la privatización del SASM y dicen estar sorprendidos porque en el trajín de las firmas han descubierto que casi nadie está enterado del proyecto privatizador. Sin embargo, José Filemón Robles, quien preside esta asociación, sí está enterado de cuáles son las empresas que pretenden comprar SASM, una de ellas es Odebrecht que, al fin trasnacional, no pierde oportunidad para hacer negocios en Veracruz. Hasta ahora, a esta empresa brasileña le ha fallado el apoyo oficial respecto de la presa que se pretendía construir sobre el Río La Antigua, a la altura de Jalcomulco, en donde encontró fuerte oposición de los pobladores que están en vigilia para evitar la construcción de la presa. En cuanto a SASM parece que las negociaciones van avanzando y, si el sindicato y esta Asociación Justicia y Conciencia Ciudadana, no ponen ojo a visor, pronto funcionará como empresa privada.