La noche de ayer, cuando no pocos portales, incluidos nosotros, dieron la noticia sobre unos cadáveres que supuestamente habían sido dispersos enfrente de una escuela de la ciudad de Alvarado, la alarma pública volvió a encenderse frente a una barbarie de esa naturaleza. Fue un “borrego”, una noticia falsa cuya procedencia debiera investigarse a fondo por la Fiscalía estatal. quien se encargó del desmentido. No es aceptable jugar con el sentimiento y la tranquilidad de la población de esa manera tan irresponsable y malévola que solo buscan desestabilizar el ambiente veracruzano, ya de por sí bastante complicado.