Hace unos 18 meses a alguien se le ocurrió la muy buena, excelente idea de convertir al Centro de Cancerología en Xalapa en Instituto, un propósito noble, sin duda porque buscaba atraer recursos para la institución. Pero parece que la estrategia no fue la indicada, es decir, la idea se implementó empezando al revés: nombrarlo Instituto y después, a ver cuándo, cumplir los requisitos para convertir la idea en realidad. La sensatez remedió el error y este viernes se revocó el decreto que creaba el “Instituto” y el hospital seguirá siendo Centro Estatal de Cancerología. Ojala ahora se inicie el proceso en forma correcta, desde abajo hacia arriba, que no se abandone el propósito de convertirlo en Instituto, los demandantes de salud lo merecen.