Danner González
10 de febrero de 2015

No Hay Xalapa

En días pasados los organizadores del Hay Festival Xalapa anunciaron su decisión de no llevar a cabo este año dicho festival literario en nuestra ciudad, donde venía realizándose anualmente desde 2011, y en su lugar, hacer una edición virtual a fin de “llegar a todas las personas que tienen internet en México”. La decisión ha sido motivada por una carta firmada por un amplio número de creadores, escritores, periodistas, todos ellos defensores de la libertad de expresión, en repudio al clima de inseguridad que campea en Veracruz para ejercer el periodismo crítico.

El Hay Festival es, como se sabe, uno de los referentes culturales del mundo, es el Coachella de los escritores. Su llegada a Xalapa regocijó a los veracruzanos porque significaba un reconocimiento a la vida cultural de nuestra ciudad y un espacio propicio para la reflexión y el pensamiento creativo.

En la edición del año pasado, el gobierno de Veracruz promovió una foto del gobernador Javier Duarte con el célebre escritor Salman Rushdie, haciendo un uso político de esta fotografía así como de los distintos actos en que participaron. Rushdie contestó enfático a los cuestionamientos:

“Mi asistencia de ninguna forma respalda la posición de cualquier político. Mi presencia en una fotografía con el Gobernador no debe considerarse como un aval. No lo es. También estoy muy preocupado por los periodistas asesinados en Veracruz. En la Ciudad de México hablé sobre los peligros para los periodistas en México y la necesidad de protegerlos y de investigar los crímenes.”

Con la muerte del periodista Moisés Sánchez en Medellín, suman 15 los periodistas muertos o desaparecidos en Veracruz. No hay garantías para los periodistas. Los crímenes se minimizan o se resuelven de un plumazo diciendo que tienen un “móvil pasional”. Como en un libro de cuentos de nuestro querido Sergio Pitol, No hay tal lugar. Veracruz es ese lugar peligroso en donde han sido abolidas libertades esenciales.

El comunicado oficial, firmado por Cristina Fuentes La Roche y Peter Florence, directores del Hay Festival, sostiene que se identifica con el modelo de Charlie Hebdo, que ante la masacre, no cerró la revista, sino que respondió con un número más, haciendo lo que saben hacer. Sin embargo el Hay Festival no hace lo mismo, no se queda en Xalapa a denunciar desde su foro lo que pasa en Veracruz, no volverá a invitar a escritores de la talla de Wole Soyinka o Salman Rushdie y no se volverá a exigir desde allí garantías esenciales para el ejercicio de la libertad de expresión. La síntesis es elocuente: Charlie Hebdo se queda en París. El Hay Festival se va de Xalapa.

Hubiera sido deseable que el Hay Festival se quedara a decir lo que duele y lastima a la sociedad veracruzana y a la comunidad internacional. En lo personal, me habría gustado ver un Hay Festival organizado por la Universidad Veracruzana, como un espacio plural abierto a todas las voces y sin sesgos políticos.

Es muy lamentable que Xalapa no vaya a tener en el futuro inmediato, un foro de expresión de esta naturaleza. Es lamentable que un sector de la comunidad cultural no quiera venir a Xalapa por miedo o por la insensibilidad del gobierno del Estado ante temas preocupantes. Pero es más lamentable aún que en Veracruz no estemos peleando por generar espacios a la altura de nuestra reputación como el Estado grande que somos, y como la Atenas Veracruzana que Xalapa ha sido por mucho tiempo con sobrada solidez cultural y académica.

Una cosa es clara: las políticas públicas erróneas o la ausencia de estas, no deben ser motivo suficiente para retirar de una ciudad un referente cultural mundial que pudo ser también un lugar de denuncia con sobrado eco. Quienes queremos a Xalapa, la queremos grande. Los veracruzanos tenemos la responsabilidad de reconstruir esa grandeza sobre las ruinas que nos han dejado gobiernos que no han entendido que la altura de nuestro pasado requiere un proyecto de futuro. Queremos que vuelva a haber Xalapa.

Contacto:

@dannerglez