IMG_0665
Por Ángel Rafael Martínez Alarcón.
26 de febrero de 2015

Gracias a las grandes destrezas de Lilia Ortega Trapaga, el miércoles 11 de febrero del 2011, logró reunir a los integrantes del coro de misa de doce de la parroquia de Maria Madre, formado en los años ochenta del siglo XX; una de las iglesias modernas de la arquidiócesis de Xalapa, adquirida en tiempos del III arzobispo de Xalapa, don Sergio Obeso Rivera.

Dicha parroquia se consagró al fraccionamiento Los Ángeles en la ciudad de Xalapa. Luego, en la segunda mitad de la década de los años setenta del siglo pasado, experimentó un gran crecimiento de la ciudad. Uno de sus primeros párrocos fue José Melitón Lagunes Muñiz, su primera experiencia como párroco, luego de varios años de servir en otros espacios de la iglesia.

La celebración eucarística del pasado once de febrero fue concelebrada por los sacerdotes: José Melitón Lagunes y José Luis Alvarado Jacome, con los integrantes del coro de la misa de doce de la parroquia de Maria Madre, por motivos de agenda, dicho acto litúrgico se realizó en el Templo de San José, donde actualmente es párroco don Melitón Lagunes, como es popularmente conocido.

El coro recibió a uno de los integratres más famoso mundialmente, el tenor Javier Camarena; quien cumplió diez años de cantante profesional de opera, y ha conquistado los mayores reconocimientos a nivel mundial en la opera. Javier es una historia de éxito, como muchos grandes cantantes de fama mundial, que sus origines musicales fueron en los coros de las iglesias, como siempre las iglesias cumpliendo un labor formativa para su jóvenes.

Javier Camarena, como siempre con su sonrisa a piel de flor, sencillo, llegó al histórico templo de San José, el primero elevantado en Xalapa en la segunda mitad del XVI; llegando puntal a la cita con su amigos del coro, una tarde invernal xalapeña, con neblina, frio y un poco de chipi-chipi. Los amigos de siempre se saludaron con el corazón, un recuentro de muchas historias. La celebración inició a las 20 horas, Javier Camarena, con su guitarra, cantando con el corazón, cerrando los ojo seguramente para hacer una retrospección de su vida artística, los grande escenarios de la opera a nivel mundial, y sentirse en casa, con los suyos. El padre Melitón Lagunes, quien agradeció a Javier por su don dado por Dios de su voz, que llegado universalmente, don Melitón emocionado recorrido su ejercicio sacerdotal en Maria Madre; la importancia de los jovenes en los coros.

Javier Camarena Pozos, es un jalapeño, nacido en nuestra ciudad el 26 de marzo de 1976, cuando todavía nuestra ciudad conservaba su esencia provinciana, bañada por su eterno chipichipi, sus aromáticas calles perfumadas por los jardines de sus casas. Y sobre todo un gran ambiente estudiantil, por los alumnos de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rebramen “ y la Universidad Veracruzana, dirigida por el economista Roberto Bravo Garzón, rector de nuestra máxima casa de estudios. Y la Orquesta Sinfónica de Xalapa, era dirigida por don Luis Herrera de la Fuente. El crecimiento de Xalapa, se fue dando a la par del niño Javier Camarena, donde cursos sus primeros estudios; y llegó la magia de cursar la universidad y que mejor opción que UV, y estudiar canto, bajo la dirección de Cecilia Perfecto, concluyó sus estudios a la Universidad de Guanajuato, donde obtiene su titulación con mención honorifica; gracias a sus maestros: Hugo Barreiro, Eugenia Sutti y Edith Contreras. Desde diez años Javier Camarena Pozos ha conquistado las más importantes salas de conciertos del mundo. El H. Ayuntamiento de Xalapa, lo distinguió la presea “Sebastián Lerdo de Tejada, en acto en el Patio Central del Ayuntamiento de su natal ciudad, donde cientos de xalapeño se dieron cita para homenajear al tenor xalapeño con el celebrar diez años de trayectoria artística, en 2014.

Javier Camarena ha conquistado un reconocimiento internacional en todos los teatros de la opera, siendo un autentico embajador de musical de nuestro país. La crítica mundial ha escrito mucho de los dotes operísticos del xalapeño: “El primer día fueron 1,45 minutos de aplausos. El tercero, su reloj marcó cinco. Pero lo verdaderamente impresionante se produjo en la segunda función el pasado abril. Cuando el tenor mexicano Javier Camarena, tras 2,30 minutos de locura en pleno Metropolitan de Nueva York, tuvo que salir a cantar su bis en el aria de Ramiro Si ritrovarla io giuro de La cenerentola (Rossini). Había entrado en la historia junto a Luciano Pavarotti y el peruano Juan Diego Flórez, los dos únicos cantantes a los que el público de ese teatro exigió la repetición de un aria en 70 años de historia”(El País, 2014).