Julio Hernández, columnista de La Jornada escribe: “al entredicho residencial de EPN, su esposa y su secretario de Hacienda fue sumado ahora José Murat Casab (JMC), ex gobernador de uno de los estados con más pobreza e injusticia [Oaxaca]. The New York Times asegura, más allá del entorno citadino que le da título, que en Estados Unidos casi la mitad de las compras de propiedades inmobiliarias de élite son realizadas por extranjeros que utilizan empresas fantasmas para disimular ingresos cuyo origen no es transparente. Tal vez en esa lista ampliada sea posible encontrar a políticos mexicanos que son o han sido presidentes municipales, gobernadores, legisladores federales, secretarios de Estado, directores de paraestatales, presidentes de la República, caciques sindicales y demás miembros del escaparate nacional de la corrupción extrema”.