Por Tomás R. Domínguez Sánchez
04 de febrero de 2015

Todo parece indicar que la única puntada lúcida del expresidente Vicente Fox durante su trastornado periodo de gobierno, fue la de anunciar a finales del año 2002, la homologación del precio de la gasolina en la zona que comprende una franja de 20 kilómetros paralela a la frontera con los Estados Unidos, conocida como franja o zona fronteriza. Resulta que el problema que enfrentaban los gasolineros tenía que ver con las bajas ventas que presentaban en sus negocios, porque en el vecino país del norte la gasolina es más barata, y eso originaba que los lugareños atravesaran la frontera –la verdad yo lo haría– para cargar sus tanques de gasolina dejando así en abandono la economía local al no consumir el combustible mexicano por su alto costo.

Pero no contaban los empresarios norteños que al entonces mandatario federal se le ocurriría emitir un decreto presidencial que igualaba el importe del combustible mexicano con el de la Unión Americana y así eliminar el problema de sus bajas ventas, –que en realidad yo creo que se le ocurrió a alguno de sus asesores– de modo que el precio en dólares debía ser aplicado a esa zona en peso mexicano logrando sin querer la estabilización del mercado, la competitividad de PEMEX con el vecino país del norte, pero sobre todo el beneplácito de todos los habitantes de aquella zona beneficiada con la política de homologación, misma que se ajusta cada semana, ya sean a la baja o a la alta, dependiendo del tipo de cambio que publica el Banco de México y sobre todo del precio que manejan los empresarios Norteamericanos; y así transcurre el año para aquella zona pagando 7.57 por litro de gasolina Magna, si, lo leyó bien, siete pesos con cincuenta y siete centavos, mientras que por la Premium 8.79, ocho pesos con setenta y nueve centavos, y el resto del territorio nacional paga por la Magna 13.57 y por la Premium 14.38; en el caso de la Magna es casi el doble del costo y de la Premium un poco más de cinco pesos por litro.

Es notoria la improvisación en la intención de Petróleos Mexicanos por competir, por dar batalla al menos en una parte del país, lo reprochable de la política improvisada de nuestro pueblo es que sólo se queda en eso, es como el aire que se esfuma en un suspiro, y por supuesto que surgen muchas preguntas, por ejemplo: si tantas ganas tiene la paraestatal de ser competitiva, ¿por qué no se aplica la homologación en todo el país? La respuesta es simple, no le interesa el bienestar de los mexicanos, no tienen la sensibilidad suficiente para pensar en los demás, además la nueva política no contempla el beneficio para todos, sino para unos cuantos, la triste realidad que México sufre supera cualquier percepción, el atraso de nuestro país es inimaginable, el saqueo que ha sufrido es extremo, PEMEX ha sido siempre una caja chica de donde todos sacan para el bolsillo propio sin preocuparse de nada.

Está claro que el único país que puede ofrecer precios competitivos a sus habitantes, al menos en este hemisferio, es Estados Unidos, porque ha sabido prever para invertir en su industria petrolera, porque es ambicioso, envidioso, acaparador y todo lo que quieran decir de los estadounidenses, pero el beneficio final es para sus habitantes; allá pagan gasolina barata, el nivel de vida es superior al de México, la política gringa nada tiene que ver con la mexicana y como ejemplo tenemos la conformación de su parlamento que es por medio de senadores, la figura de los diputados no existe y mucho menos la de los plurinominales que sirven para dos cosas; lo único que le ha faltado a nuestro país es visión, pasión y amor al territorio, les aseguro que si le echáramos ganas como mexicanos podríamos estar actualizados y sobre todo a la par de nuestro vecino del norte. Es sabido, y no se necesita ser experto en economía para darnos cuenta, que la competencia siempre controla el mercado y genera esa rivalidad amigable que sirve para controlar los precios, esperemos que con la llegada de nuevas gasolineras extranjeras al país se controle el precio de la gasolina y podamos gozar de un precio justo, ojalá.

 

Contacto:

skart20@nullhotmail.com