El cinco de febrero, en pleno centro de la ciudad de Córdoba y en presencia de policías del mando único, fue agredido un funcionario municipal por trabajadores de una empresa periodística, fue manifiesta la omisión de los uniformados. Por este motivo el diputado panista Edgar Fernández presentó al Congreso un proyecto de punto de acuerdo para que se exhorte al gobernador instruya a la Secretaría de Seguridad cumpla con el Convenio del Mando Único en Córdoba, a la vez que se exhorte a la Fiscalía estatal integrar la averiguación sobre el caso.