Por RICARDO OLIVARES PINEDA

 

La tiranía de la ignorancia….es la más dura y lóbrega de las esclavitudes.

Juan Luis Vives.

 

La esclavitud es tan antigua como el hombre mismo. En la mayoría de las culturas la esclavitud está presente, los prisioneros se convertían en esclavos, obligados a laborar en trabajos militares, en actividades domésticas o económicas.

En la antigua Grecia las dos terceras partes de su población eran esclavos; en Roma llegó a representar un pilar fundamental para la economía del Imperio. En la Edad Media ante la caída del imperio romano, los esclavos se convierten en lo que se le conoció como “servidumbre” posteriormente, desaparece el sistema esclavista como tal, los siervos podían denunciar al señor feudal si violaba sus derechos, aunque estaban atados a la tierra y a sus dueños. En el mundo árabe musulmán, la esclavitud duró más de mil años abarcando parte importante de África, el Cáucaso, Asia y parte de Europa. Zanzíbar fue el puerto más importante de África en el comercio de esclavos, más de 50 mil se comerciaban anualmente; algunos historiadores estiman que entre 11 y 18 millones de africanos fueron vendidos en el siglo XIX.

Con la conquista española en América se esclavizó al principio a los indígenas, sin embargo la defensa de Fray Bartolomé de las Casas hacia los nativos, logró que se importarán esclavos de África por su mayor resistencia física. En los EE.UU. la ideología pro esclavista fue importante antes de la guerra de Secesión. A principios del siglo XIX Inglaterra y otros países europeos empezaron a limitar y frenar el comercio de esclavos, iniciándose un proceso de abolición debido sobre todo, a la influencia de “la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano” y la Revolución francesa y la Revolución Industrial, que se inició en Inglaterra y que establecía un nuevo orden económico.

Es en 1761, en Portugal donde por primera vez se abolió la esclavitud. La Sociedad de Naciones da por terminada la esclavitud en el mundo a partir del 9 de marzo de 1927. En Francia se abolió en 1848, producto de los movimientos sociales que se dieron en esa época. El Reino Unido en 1833 quedando libres todos los esclavos de sus colonias, y en Estados Unidos Abraham Lincoln en su “proclamación de Emancipación” declaraba la libertad de todos los esclavos. En América la primera prohibición de la esclavitud la llevó a cabo Miguel Hidalgo en 1810.

En pleno siglo XXI la esclavitud persiste tomando otras formas ya no se requieren barcos de esclavos, ni cadenas ni marcas de propiedad; hoy se da la violación a los derechos humanos y la dignidad humana; existen en la actualidad cerca de 27 millones de esclavos en el mundo, por deudas o la trata de personas con propósito de explotación sexual, con mujeres y niños, creciendo este problema más que el narcotráfico.

El papa Francisco en su primer mensaje del año denunció las nuevas formas de esclavitud: la explotación a los trabajadores, el trato inhumano a los migrantes, los que viven en la clandestinidad en condiciones injustas, los obligados a ejercer la prostitución, las mujeres vendidas obligadas a casarse, niños y adultos vendidos para extracción de sus órganos, los seres humanos que recluta el crimen organizado para actividades ilegales.

Estas nuevas formas de esclavitud son un problema de urgente intervención, los países desarrollados y los organismos internacionales deben actuar ¡ya! es una vergüenza permanente del hombre, de nada sirve la modernidad o los avances tecnológicos mientras persistan estos males señalados por el pontífice. Esa es la Real Politik.