Paula Hernández Olmos, es la coordinadora de Prospera, el programa estelar del gobierno de Peña Nieto para combatir la pobreza en México; ella ha reconocido el fracaso de los programas de esta naturaleza previos al que ahora coordina pues aun ahora no es posible conocer a ciencia cierta la cantidad de mexicanos que ha cambiado de condición social gracias a los programas sociales que han venido implementando los gobiernos mexicanos desde 1992. Reconoce que “En 2012, de 600 mil familias que dejaron Oportunidades por haber mejorado sus condiciones de vida, 70 por ciento volvió a la miseria y paulatinamente ha sido reincorporada al programa”, esto convierte a los programas sociales del gobierno en un auténtico círculo vicioso, porque no asimilamos aquel dicho chino: “no me des pescado enséñame a pescar”, por el contrario, hemos hecho del campesino un burócrata más, esperanzado a que les llegue la ayuda que se les otorga “para salir de la pobreza.