SinEmbargo.com publicó ayer domingo un sustancioso reportaje que deja al descubierto el porqué ese partido anda en las últimas, arrastrando la cobija, como coloquialmente se dice.

Es una auténtica radiografía que trasluce la decadencia del PRD provocada por las escisiones a su interior, la renuncia de sus mejores cuadros, la conducta “entreguista”, o negociadora según se quiera ver, de la corriente de Los Chuchos frente al poder, al grado de convertirse en un satélite más del PRI, pero, eso sí, a pesar de ser un “cascajo” “la franquicia es rentable para este grupo”.

Este reportaje cita a Carlos Sotelo, quien en 2014 aspiró a la presidencia del PRD: “Esta dirección que tiene el partido, donde ha estado Guadalupe Acosta Naranjo, luego Jesús Ortega, ahora Jesús Zambrano como presidentes, no digo que haya responsabilidades personales, ellos han sido los presidentes de equipos que recibieron al partido de un tamaño y ahora lo tienen de otro. En un tramo de cinco años hemos perdido las gubernaturas de Zacatecas, Michoacán, Chiapas, Baja California Sur, el ayuntamiento de Cancún, Quintana Roo, hemos perdido al principal líder de las izquierdas en México, Andrés Manuel López Obrador, que decidió separarse e irse a formar otro partido político. Hemos perdido en estos cinco años la confianza de varios sectores de la sociedad, de movimientos, liderazgos, sindicatos.”

“Acuerdo mata estatutos” es la consigna.