Siempre se manejó como un rumor lo de las auditorías que el gobierno federal hacía al gobierno veracruzano para conocer de la aplicación de los recursos que ha remitido al estado y los municipios; desde la esfera oficial local se respondía que ya “se habían solventado las observaciones”. Ahora, con la presentación de los resultados de la fiscalización a la cuenta pública 2013 que la Auditoría Superior de la Federación presentó a los diputados se revive aquel cuento, pero este está mejor contado porque se basa en cuentas que señalan irregularidades por 67 mil 168 millones de pesos en varias entidades federativas. Según el reporte, uno de los estados con mayor número de irregularidades detectadas y un mal desempeño es Veracruz, con 17.3%. Señala la ASF que existe mucha impunidad debido a que en las entidades la legislación es muy relajada en cuanto a controles sobre la aplicación de los recursos públicos pues no se establecen las penas por malos manejos financieros, atenidos al recurso de la prescripción del delito.