No ha ido bien en Veracruz a los constructores pues, según un interesante artículo del maestro Hilario Barcelata, tuvo un severo decremento de -3.9% en 2013 y fue peor en 2014, con -15.4% “acumulando una caída del -13.7% durante el período 2010-2014”, sin precedente en Veracruz ya que ubica a la entidad en el lugar 27°, lejos de Guerrero que creció a un ritmo de 50.9%, o de Michoacán, que alcanzó un 49.9%, Durango con 30.4% y Nuevo León 29.6%. Las cifras demuestran un grave estancamiento en muchos de los órdenes de la actividad económica veracruzana y explican los rezagos sociales en la entidad.