Por Alejandro Soto Domínguez
07 de febrero de 2015
  • En tiempos del gobernador Chirinos, en el ámbito nacional casi se perdieron dos millones de plazas de trabajadores afiliados al IMSS, en Veracruz más de 100 mil. El Estado necesito 12 años para recuperar en nivel de empleo IMSS de 620 mil.
  • Con Decreto del 29 de diciembre de 1997, cuando Zedillo da conocer la creación del FAEB y FASSA, Veracruz salió perjudicado, fueron mal negociados. Chirinos y sus colaboradores ausentes.
  • La SHCP en su Diagnóstico de la Finanzas Publicas de los Estado  y Municipios 2002, así también por el Banco Mundial, el Coneval y la Cámara de Diputados, denunciaron que la fórmula del FAEB y FASSA, eran inequitativas e inerciales.

 

Continuando con el análisis de los logros y fracasos de las últimas administraciones del Gobierno del Estado, brevemente citaré algunas cifras de la administración del gobernador de Veracruz, Patricio Chirinos Calero (1o. de diciembre 1992 al 30 de noviembre 1998). Como se recordará durante su administración al país le afecto una gran crisis financiera, entre las cuales destaca la devaluación del peso en diciembre de 1994. Por el desequilibrio antes mencionado, en el ámbito nacional casi se perdieron dos millones de plazas de trabajadores afiliados al IMSS, en Veracruz más de 100 mil. El Estado necesito 12 años para recuperar en nivel de empleo IMSS de 620 mil. Se volvió alcanzar esta cifra en el año 2007, el país necesito seis años. En el periodo que nos ocupa, la tasa de crecimiento promedio anual nacional de la economía fue de 2.9 por ciento, Veracruz creció al ritmo del dos por ciento, siempre rezagado. Cierto con Chirinos la pobreza creció de manera marginal, porqué fue cuando se inició el éxodo veracruzano.

Sin embargo, en mi humilde opinión, el daño más grande que ocasionó la administración del Lic. Chirinos y sus principales colaboradores, fue a través de un Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 29 de diciembre de 1997, cuando el presidente Zedillo da conocer la creación del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB) y el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), por citar los más importantes.

Después de años de negociaciones, la federación desincorpora los servicios de educación básica y de salud a los estados del país. Los puntales para el desarrollo social de una nación, están fundamentados en la educación y en la salud. Veracruz con este Decreto salió perjudicado, fueron mal negociados. Esta situación fue denunciada y ampliamente documentada por la SHCP en su Diagnóstico de la Finanzas Publicas de los Estado  y Municipios 2002, así también por el Banco Mundial, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y la Cámara de Diputados. Las fórmulas del FAEB y FASSA, tenían, y siguen con este problema: una variable inercial, un componente regresivo, que siempre se refiere a la distribución del año anterior. Lo que mal inicia mal acaba. El los recursos del FAEB, en términos per cápita por alumno en el ámbito nacional nos ubicamos en el lugar número 26 y para el caso del FASSA en términos per cápita por el tamaño de la población que no goza de servicios públicos de salud –población abierta- nos ubicamos en lugar 28. Otros estados, sobre todo en el FASSA, obtienen 4 o 5 veces más que nosotros.

Por iniciativa del propio gobierno federal (SHCP), la situación antes descrita trato de enmendarla. Para el FAEB se cambió los componentes de la fórmula de distribución en el año 2007, sin embargo para el Coneval, sigue perjudicando a Veracruz, porqué no se incluyo el grado de marginación y el analfabetismo. En lo particular le agregaría la variable dispersión de la población. En cuanto al FAEB, se creó el Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular), sin embargo la Auditoria Superior de la Federación (ASF), señala que el mayor número de población abierta atendida por  la incorporación de población sin servicios de salud al Seguro Popular, ha provocado que la disponibilidad per cápita de personal, doctores, enfermeras, instalaciones, medicinas y demás recursos de Sesver, ha afectado calidad de los servicios que presta la institución a la población que no tiene ningún seguro. Es más la ASF Cuenta Pública 2011, en la auditoria del FASSA, denuncia que la tasa de mortalidad general se incremento en el periodo 2000-2010.

Y si lo anterior no fuera suficiente, los escasos recursos de FAEB, FASSA y Seguro Popular son administrados de forma deficiente, por no utilizar palabras más descriptivas. Conclusión según la ASF tanto en educación y salud Veracruz salta para atrás. La clase política veracruzana debería preocuparse por el bienestar de su pueblo, y la evaluación de su actuación por los organismos oficiales del gobierno central y la sociedad. La pregunta que salta: ¿Los funcionarios del periodo que nos ocupa, estarán satisfechos con sus resultados? Al parecer la respuesta es afirmativa, porque quieren ser gobernadores.