La empresaria Dulce María Dauzón ha sido afectada por asaltos de la delincuencia a sus negocios; ha destinado parte de sus ganancias para instalar mecanismos de seguridad, de igual manera compró un seguro contra robos; sin embargo dice, los asaltos continúan “ya no sabemos qué hacer”. Esa es una percepción que desafortunadamente se está generalizando entre los diversos sectores de la población veracruzana.