El delegado de la Secretaría de Gobernación, Alberto Amador Leal, anunció que en el presupuesto federal se destinan mil 600 millones de pesos para la protección al medio ambiente; igual podría ser el doble la cantidad destinada para ese noble propósito, pero si quienes tienen la encomienda de proteger a la naturaleza no ponen el debido interés es dinero tirado a la basura. Todavía ayer se publicó el daño al arroyo “Amayo”, en el municipio de Hueyapan de Ocampo, de cuyo lecho se está sacando piedra por docenas de toneladas, las quejas de la población han sido muchas sin que haya autoridad que se presente a detener ese terrible ecocidio. Ojala el titular de la Delegación de la Secretaría de Gobernación intervenga para que se atienda la denuncia de los pobladores de “El Coyol” del referido municipio porque de no hacerlo todo volverá a quedar en el discurso, como siempre.