Por lo visto, el Grupo Higa está en todos lados en nuestro país, porque en Monterrey tiene la concesión de un proyecto para construir el acueducto Monterrey VI financiado por el gobierno del estado y el gobierno federal con una inversión de 47 mil millones de pesos.

Ayer domingo, cientos de ciudadanos se manifestaron en contra de este proyecto que consideran inapropiado y de costo muy elevado y exigen se escuchen: “Está claro que el interés no es el asunto de proveer de agua a la ciudad. Tan es así que soluciones más baratas y más eficientes no les ponen atención. Obviamente el interés no es el tema del agua, hay otro interés por allá atrás que no nos han dicho y que no nos van a decir”, aseguran.”Nosotros no tenemos por qué pagar por una obra que no necesitamos y que no vamos a necesitar”.

Este proyecto es el que lleva agua del Río Pánuco hasta Nuevo León, pero las organizaciones que se oponen argumentan que existen alternativas mejores y menos caras.

Una bronca más para el gobierno de Peña Nieto, porque se trata de uno de sus compromisos adquiridos en campaña.