No ha pasado un mes y ya cambió la percepción que tenía la casa encuestadora Parametría respecto de las preferencias electorales que en enero, según esta empresa, favorecían al PRI. Sin embargo, su posición ha variado y ahora señala que los escándalos inmobiliarios, el caso de Ayotzinapa y la reducción presupuestal producen un impacto negativo en los votos para el PRI. Según una encuesta de Reforma, el PRI perdió 10 puntos y bajó de 40 a 30 puntos porcentuales. El PRI tiene una preferencia electoral de 33% a 35%, antes del inicio de las campañas, el PAN de 26% y las izquierdas dividen el voto con 13% para el PRD, 9% para MORENA, Movimiento Ciudadano 3% y Partido del Trabajo 2%. Señala una posible abstención de hasta 60%, por lo que lógicamente adelanta que el PRI se mantendrá como primera fuerza, seguido por el PAN, PRD, Verde Ecologista y MORENA, en orden descendente.