Por Silvia Núñez Hernández
27 de febrero del 2015

Para la propia María Josefina Gamboa Torales y su familia la impaciencia de volver a la libertad es desesperante y perturbadora. En los zapatos de la familia Gamboa Torales, podemos casi presumir que la ansiedad por verla fuera es desgarradora. Para ellos, los minutos y segundos es una eternidad. Pernoctaron a las afueras del penal de Tuxpan, esperando con ansioso sentimiento que las puertas de ese denigrante lugar se abran y pueda emerger de ella, la imagen de su amada hija y hermana.

Se pensaba que en el transcurso de la madrugada de este 27 de febrero del 2015, a Maryjose Gamboa Torales lograría salir en libertad del penal de Tuxpan donde estuvo llevando su proceso legal privada de la libertad. Violando su debido proceso luego del que Código Penal de Veracruz, le concede la posibilidad a las personas que lamentablemente llevan un caso como el de ella, puedan llevarlo en libertad. Siete meses con 15 días en cautiverio -12 de julio del 2014- en donde no dudamos la directora con licencia del Instituto de la Mujer ha vivido los peores episodios de su vida. Pero tampoco dudamos que dentro de toda esa polución que se puede vivir en un centro penitenciario –el cual está plagado de integrantes de diferentes grupos delincuenciales- existan personas que valgan la pena conocer y que le hayan logrado brindar un aprendizaje.

La experiencia es muy mala, pero son de estas circunstancias en donde la gente puede lograr trascender interiormente. Esperemos que sí. Enhorabuena para ella. No hay tiempo que no se cumpla y su tránsito por esa lamentable experiencia, el día de hoy concluye.

Afuera los medios de comunicación esperaron su salida. A través del juicio de amparo número 448/2014-II-X donde se dictó la sentencia de libertad realizada por parte de Marisol Barajas Cruz, la magistrada presidenta del Primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Séptimo Circuito con residencia en la ciudad capital en donde le concede la libertad la cual deberá de ser ejecutada en un término no mayor de 24 horas.

Toda su familia llegó desde el 26 de febrero, pues con las estrategias pueriles del gobierno estatal, pensaron que este tendría la táctica de soltarla en la madrugada para que ningún medio diera registro de su salida. Desafortunadamente para el gobernante, los medios se apostaron a las afueras del centro penitenciario esperando la salida de la columnista, por lo que no dudamos, haya girado la orden de no permitirle su egreso hasta que se cumpla el plazo, que es aproxidamente a las 14.30 horas de este día.

Sea como sea, saldrá ya este viernes. Se desconoce si esta dará entrevista para dar sus apreciaciones en libertad, luego de los siete meses con 15 días en la que la mantuvo presa el estado, de hacerlo, la cobertura será absoluta de parte de las empresas informativas. Acto que ojalá hubiera sido ese mismo interés que el día de hoy mantienen para dar a conocer cuando sale del penal de Allende. Todos estos medios –o al menos la gran mayoría- enmudecieron ante la presión del gobierno y otros tanto, reprodujeron las campañas de lodo pagadas por el ejecutivo estatal en contra de la periodista. En fin, ya se interesaron en la cobertura, pues mañana el ciudadano podrá tener la posibilidad de darle seguimiento en cualquier medio de comunicación.

 

Duarte se burla de población de Medellín

Para los habitantes del municipio de Medellín de Bravo, la noticia que la tarde de ayer expresó el gobernante en turno, Javier Duarte, es un literal agravio. En entrevista a los medios de comunicación, anunció que la Fuerza Civil al mando del secretario de Seguridad Pública (SSP), Arturo Bermúdez Zurita, ya se encontraba con el control absoluto del municipio de Medellín de Bravo. Todo esto, luego de que Jorge Sánchez Ordóñez -hijo de Moisés Sánchez Cerezo el periodista asesinado presuntamente por el alcalde de Medellín de Bravo, Omar Cruz Reyes- le entregó a Gerardo Buganza Salmerón, secretario de Gobierno un oficio dirigido al presidente de la República, Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Osorio Chong, solicitándoles ordenaran el ingreso de la Secretaría de Marina a través del operativo “Veracruz Seguro” y fueran ellos quienes resguardaran la seguridad de los habitantes, tanto de la cabecera como de todas las localidades que dependen de esta.

Nuevamente, pretendiendo tomar una actitud de “queda bien” e intentando engañar a la los veracruzanos, el gobernador junto con su titular de la SSP, Bermúdez Zurita, pretenden hacer creer a la federación que están cumpliéndole a la sociedad en tiempo forma en materia de seguridad en la entidad, cuando los veracruzanos están conscientes que su supuesta policía “acreditable” es más falsa que un billete de 10 centavos.

Pese a que Gerardo Buganza Salmerón, le prometió a Jorge Sánchez Ordóñez que dicho oficio sería enviado a la presidencia de la República a “primera hora” –sabemos que decir temprano para ellos es a las 14:00 horas-, el muchacho prefirió hacer sus propias diligencias y sin ninguna ayuda de parte de ellos y con sus propios recursos –aclaración porque luego hacen caravana con sombrero ajeno- viajó a la ciudad de México el día 24 de febrero del año en curso para entregar ayer los oficios a las dependencias correspondientes, donde les hace de su conocimiento la situación que aqueja a Medellín de Bravo, como también hacerles la solicitud que le otorguen el control de la Armada de México con el programa “Veracruz Seguro”, pues no confían ni en los policías municipales, ni en los estatales y mucho menos en la hechiza Fuerza Civil –pues son los mismos elementos de la policía que se disfrazan de estos- luego de acusan los pobladores, estos han participado activamente en los secuestros o en su defecto, han actuado omisos ante la ola de plagios perpetrados en la zona, permitiéndoles a los delincuentes, salir del municipio con las personas secuestradas sin problema alguno.

¿Qué parte no entiende Javier Duarte de Ochoa, que la población medillense no confía en Arturo Bermúdez Zurita? El actuar de la manera que siempre lo hace, origina el repudio social. Según la declaración que hiciese el hijo de Moisés Sánchez Cerezo -uno de los 11 periodistas asesinados en el gobierno del actual gobernante- la situación en su municipio es muy alarmante, luego de que los grupos delictivos se encuentran operando con toda la anuencia de las dependencias que velan por la seguridad de los medillenses. Han existido hallazgo de cuerpos, balaceras, secuestros, hostigamiento a los comerciantes; en fin, una serie de improperios, que solo ha demostrado que la supuesta coordinación policíaca, vale para puro “cacahuate”.

Por ello es indignante que el titular de la SSP, Arturo Bermúdez Zurita, se vaya de boca en su “discurso” con “cebollazos” ante un sólo acierto –de 20 mil errores que comete- en el cual, no se detiene y con todo el cinismo que lo caracteriza, no pierde la oportunidad de tirarse lisonjas sólo.

Un ejemplo es la nota publicada en un medio de comunicación llamado “Al calor Político”, donde se aludía sobre el hallazgo y localización de una patrulla federal clonada. Derivado de ello, no cabe de la felicidad, pero lo más ridículo es ver como pretende hasta decir que su corporación derivado de ese pequeño acierto, es símbolo “de confianza”, “eficacia” pero lo más serio de la declaración es cuando dice: “Lo único que puedo decir es que sería preocupante que no supiéramos lo que está pasando en Veracruz, hoy lo sabemos, con una policía reactiva, preventiva, pero sobre todo eficaz, de la mano con la Fiscalía General del Estado, pero también con las fuerzas federales” En verdad, declaración espeluznante y soez.

Veracruz vive la peor situación de su historia. Nada que como ciudadanos veracruzanos no estén padeciendo en carne propia en todos los rubros. No existe absolutamente ninguna confianza en las corporaciones policíacas, tampoco en los servidores públicos que despachan en las distintas áreas del gobierno considerados mandos medios, o con los “altos” funcionaros. Para un margen superior de veracruzanos, todos los sujetos que dedican a la política, son unos corruptos.

Tenemos una ingobernabilidad, “gobernada” por personajes de estreches cerebral, de falta de capacidad, derivada de la inexcusable ignorancia. Para poner un ejemplo, tenemos a un Marlón Ramírez, un sujeto que de “pelagatos” saltó a la subsecretaría de gobierno. Su gracia, es ser un operador de “masas” ignorantes. Un tipo de capacidades cuestionables, prepotente; el típico que se engrandece con personas de alto índice de marginación y se hace pequeño con un Javier Duarte o Fidel Herrera. Un literal “lisonjero” de poca monta, que derivado de la facilidad de “saliva” arguyendo “falsos cariños”, ha logrado el puesto que actualmente tiene.

Los requisitos para permanecer ejerciendo a manos llenas de todo el erario público en el duartismo, son aspectos que un ser humano con ética y vergüenza lo desestimaría de un plumazo. Pero quienes actualmente ocupan el poder, no conocen la existencia de este tributo, pues no cualquier persona mantiene dentro de sus criterios de conducta. Al menos, un Duarte, un Bermúdez, un Buganza, un Lagos, un Harry Grappa, Mota, etc., su único lenguaje que conocen es el despilfarro, la corrupción, los excesos y llevar a cabo uno a uno y con aquiescencia, los siete pecados capitales.

 

Contacto:

 

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

 

Twitter:

@AGNVeracruz

 

Facebook:

Agn Veracruz Portal

 

Fan Page:

AGNVeracruz

 

Visita www.agnveracruz.com.mx

Periodismo puntual y con sentido