isabel-morales-aguirre-la-potra-850x340

Por Mussio Cárdenas

28 de febrero de 2015

* Polémica candidata a diputada por Minatitlán  * La sombra de un crimen  * Opaca a los demás aspirantes  * Rodríguez Caamaño y los Yunes azules  * ¿Diputado por el PAN en 2016?  * Otra vez de rojo Veracruz  * Vasconcelos y Pepe Yunes  * Ya lo ve gobernador  * Duarte en Coatza  * La pseudopsicóloga se queda sola 

Viuda trágica, viuda de escándalo, La Potra sabe provocar el morbo. Antes fue el crimen o suicidio de su marido. Ahora lo es su reingreso a la vida pública, una regiduría, su lucha por ser diputada federal, a contracorriente, enfrentada una vez más al PRI y al fidelismo con el que cohabitó y que casi la hunde en prisión.

Si no hubiera sido La Potra, Isabel Morales Aguirre sería La Bronca, tormentosa con aires de retadora, que ni se inmuta cuando le recuerdan que en su pasado hay un hecho de sangre.

“Tú tienes tu muertito y yo tengo el mío”, le dijo a quemarropa a Renato Tronco Gómez, cuando el sombrerudo de Las Choapas pretendía contender por la diputación federal en Minatitlán.

Lo punzaba donde a Renato Tronco le duele: el asesinato del exregidor panista Alfredo Pérez Juárez su enemigo, su acérrimo crítico, el hombre que con autoridad moral advertía de la traición a la sociedad que ingenuamente lo llevó a la alcaldía choapense, por el que Fidel Herrera Beltrán, entonces gobernador de Veracruz, movió a su Procuraduría hasta imputarle la autoría intelectual del crimen y una vez sometido, lo hizo su aliado.

Renato negaba tener un muerto en el clóset. La Potra insistía que sí. “Y vamos a lanzarnos. Tú por el Verde y yo por el PRD”, decía Isabel Morales, sabedora que la polémica es un activo que atrae miradas en las contiendas electorales.

La Potra no es La Potra por sí misma. Lo es por su ex, el empresario y ganadero Javier Gómez Gutiérrez, El Potro, compadre del ex líder petrolero Pablo Pavón Vinales, millonarios ambos, disparado el temperamento, tipo de armas, de alarde y altivez.

Le sobra razón a La Potra. Tiene un muerto en su haber y lo está sabiendo explotar.

Viuda para unos, autoviuda para otros, Isabel Morales Aguirre sabe que un hecho de sangre sepulta cualquier sueño de poder, destruye una candidatura, destruye a un candidato y aleja el voto de la sociedad.

Pero su caso es insólito. La Potra usa como estandarte de lucha política aquel suceso trágico ocurrido en la alcoba matrimonial del rancho Los Javieres, cuando el 11 de marzo de 2006, una discusión con su esposo terminó en balacera y muerte.

Dice la historia oficial que El Potro recibió una llamada telefónica. Le hablaba su cuñada. Le reclamaba que tuviera un amorío y que lo sabría Isabel.

Respondió con ira Javier Gómez. Se trabó en una discusión con La Potra. Creció el conflicto. Asomaron las armas. Ambos recibieron impactos de bala, los de él mortales.

Isabel Morales era síndica de Minatitlán, priísta, pero actuaba como alcaldesa. Manejaba el cabildo y cuando podía, que era siempre, exhibía al presidente municipal, Raúl Morales Cadena, por su falta de mando, sus desatinos, su ambición, pues de la noche a mañana el edil fue el mejor pagado de Veracruz.

Incontrolable, Isabel Morales había sacudido a Minatitlán, a su ayuntamiento, cuestionaba en público, denostaba al alcalde y lo confrontaba con sus desaciertos. Le resultaba incómoda al mismo Fidel Herrera Beltrán, entonces gobernador de Veracruz.

Sirvió su tragedia para enviarla a la congeladora. Cuenta La Potra que aquello fue una persecución política, acusada falsamente de un crimen que no cometió, que fue la víctima de su esposo, enloquecido éste cuando ella dio por terminada la relación.

Dice haber sufrido tres impactos de bala y que luego él se suicidó. Un empleado entró en la habitación, cuenta. Intentó moverlo. Se activó el arma y le asestó otro balazo.

De ahí fue llevada a una clínica donde recibió atención y en cuanto pudo la trasladaron a Oaxaca, perdida en el olvido, hasta lograr su recuperación.

Esa es su versión.

La otra es la oficial. Discutieron y finalmente se tirotearon. Murió Javier Gómez, asesinado por La Potra. De ahí le vino al orden de aprehensión.

Hay una tercera. Discutían, El Porto comenzó a golpearla, llegó su hija Damara e intervino. Tomó un arma la chica y al momento de accionarla, Isabel se interpuso y recibió un disparo entre el pecho y el hombro. Siguió disparando y segó la vida de Javier Gómez.

Contaba esa versión el ex jefe policíaco Ronaldo Smith, ya fallecido. Se jactaba de haber llegado, modificado la escena del crimen, borrado evidencia, disparado hacia las paredes, facilitado la huida de La Potra. “Esa fue la instrucción y yo la acaté”, dijo Smith.

A salto de mata, escondida, sorteó Isabel Morales el proceso penal. Acudió a mil instancias. Pidió a diputadas su intervención, inútil su esfuerzo pues nadie metía las manos al fuego por una prófuga, mucho menos cuando la imputación es el asesinato.

Su retorno es peliculesco. Contendió en 2009 por la diputación federal, entonces candidata del Partido Verde, retadora en los debates, su tragedia en sus labios, confrontando a quienes escarbaban en su pasado. Fracasó.

Llegó como regidora del Partido de la Revolución Democrática, en 2014, al ayuntamiento de Minatitlán y de nuevo tomó el mando del cabildo. Preparada, abogada, con maestría, encabezó acciones que el alcalde José Luis Sáenz Soto se negó a tomar, una de ellas la corrupción de Guadalupe Porras David y el encubrimiento de su sucesor, Leopoldo Torres Hernández.

Hoy es candidata a diputada federal por el PRD, quizá el mayor activo del sol azteca en Minatitlán desde Amado Guzmán García, alcalde en 1998.

Arranca su campaña, sin andar aún en campaña, con la fuerza de su voz, con la tragedia de su vida, un suicidio en el que medio Minatitlán cree, un homicidio en el que piensan los demás.

Polariza el ambiente, genera pasiones La Potra, irrita a algunos con sus alardes, su aire de matrona, la soberbia con que se asume víctima, su intento por convencer que no es asesina, que pudo perder la vida en un arranque de ira del hombre al que aún ahora, nueve años después, lo sigue llamando “el amor de mi vida”.

Un ave de tempestades postula el PRD en Minatitlán. Y divide al gremio femenil. Hay quienes la adoran, hay quienes la aborrecen, tildada de lideresa, acusada por un crimen.

La Potra, Isabel Morales, ¿víctima o asesina?

Archivo muerto

 

Amarre político entre Miguel Ángel Yunes Márquez y la familia Rodríguez Caamaño. Inauguró el alcalde de Boca del Río, vástago de Miguel Ángel Yunes Linares, las instalaciones de Harmon Hall en aquel municipio. A su lado, Juan Manuel Rodríguez García, rector de la Universidad de Sotavento; Rosa Aurora y Juan Manuel Rodríguez Caamaño, éste secretario del ayuntamiento de Coatzacoalcos. Rosa Aurora es la directora de Harmon Hall en el estado de Veracruz, cuya sede de Boca del Río comenzó a operar desde agosto de 2014 y este jueves 26 se realizó la inauguración oficial. Las fotografías del evento las subió a su cuenta de Facebook, Juan Manuel chico —Juanelo—, quizá para dejar constancia de su cercanía con los Yunes azules. Juanelo apuntaba a ser candidato a diputado local por el distrito de Coatzacoalcos por el PRI en 2016, pero todo indica que lo será por el Partido Acción Nacional, en una vuelta a sus orígenes panistas. Bloqueado por el alcalde Joaquín Caballero Rosiñol para ser candidato a diputado federal, tildado de “flojo, irresponsable y huevón”, Juanelo ya construye su camino al Congreso de Veracruz, al margen del joaquinismo, lejos del marcelismo, ajeno al duartismo, en lo que agrega un elemento más de la ruptura en las filas del PRI… Genio y figura, fraude sin mesura. Insiste el priísmo –vía organismos de gobierno— en aplicar las tretas del fidelismo. Implementa programas de sanidad en comercios, aporta materiales de limpieza e instruye para que el local tenga una apariencia digna. Eso sí, el comercio debe llevar el infaltable color rojo, nomás para que los clientes lo asocien con un partido político, el de Javier Duarte, el de Rafael García Bringas, el PRI. Así se vivía en los tiempos de la fidelidad, todo Veracruz pintado de rojo-PRI, jugando a la asociación de ideas y a identificación psicológica. Una forma sutil de caminar hacia el fraude… Todo lo polémico que ha sido, Carlos Vasconcelos Guevara lo matiza con golpes políticos, audacia pura o un insólito posicionamiento de imagen. Llevó a José Francisco Yunes Zorrilla a su evento de inauguración del taller para personas con discapacidad, en Villa Allende, y ahí el senador veracruzano, el del discurso ambivalente, el que hoy es sumiso, mañana crítico y luego una vez más sumiso, acaparó los reflectores. Vasconcelos discrepa del resto de la familia política, cuyos ejemplares sólo acuden a las colonias en tiempos de campaña. Va el líder de la CTM todo el año a las colonias marginadas, lleva despensas de bajo precio, auspicia albergues para familiares de enfermos en el Hospital Regional, crea talleres de capacitación para personas discapacitadas. Sabe su cuento. Ahora trae a Yunes Zorrilla. Lo muestra. Cultiva a quien ya ve como gobernador en la de seis años, no en la de dos, para desgracia del duartismo… Sábado 28. Gira de Javier Duarte por Coatzacoalcos. Atestiguará firma de fideicomiso entre Conagua y ayuntamientos, e inaugurará la alberca semiolímpica de La Alameda y la carretera Lomas de Barrillas-Ciudad Olmeca… Informes de que Patricia Salcedo Gómez, la pseudopsicóloga del DIF de Coatzacoalcos, está por enfrentar un conflicto mayor, pues ejercer sin título ni cédula profesional cuando la ley en Veracruz así lo establece, tiene sus consecuencias. En las broncas legales que enfrenta, poco a poco se va quedando sola. No hay quien meta las manos al fuego por ella y ahora sabrá quiénes son sus amigos y quiénes no…

 Contacto:

mussioc2@nullgmail.com

www.mussiocardenas.com

twitter: @mussiocardenas