En una reunión con dirigentes cetemistas, al viejo estilo del corporativismo que por muchos años imperó en las filas priistas, no sin antes reclamarle a Elizabeth Morales que durante su alcaldía no los apoyó, los allí presentes votaron por adherirse a su candidatura a diputada federal por el X Distrito con cabecera en Xalapa.

Fue duramente cuestionada, pero al final convinieron en prestarle su apoyo, exhortándola a que “se faje los pantalones” a favor de las familias de los trabajadores.

Ahora falta que los familiares y trabajadores cumplan con ella.